Generalidades
Apto para Producir Leche

Todo tipo de pecho tiene la capacidad de producir y proporcionar leche ya que la cantidad y calidad no dependen de su aspecto externo. Es decir, si estéticamente el pezón es pequeño, grande, aplanado, puntiagudo e incluso invertido no hay problema.

El pezón invertido que es aquel que no queda erecto como respuesta a la estimulación sexual, seguramente requerirá alguna preparación antes del nacimiento del bebé. Las pezoneras producen una suave succión por lo que son la mejor forma de jalar hacia fuera los pezones invertidos. Primero, las deberás llevar sólo intervalos cortos por la mañana y por la tarde. Gradualmente se va prolongando el tiempo hasta llevarlas durante todo el día. Otra opción que puede ayudarte es una bomba manual que utilices varias veces al día. Sin embargo, no debes utilizarla si estimula las contracciones uterinas o si tienes muchas posibilidades de tener un parto prematuro.

Algunos Médicos

Recomiendan que si vas a alimentar a tu bebé a base de leche materna, te prepares extrayendo una pequeña cantidad de calostro diariamente de los pezones a partir del octavo mes. Y dando un masaje a los pezones entre los dedos índice y el pulgar también todos los días para robustecerlos. Otros médicos opinan que la lactancia es un proceso natural y que los pezones no requieren de una preparación especial. Por lo que lo mejor es que preguntes a tu ginecólogo su opinión.

El Calostro

No es leche; es una secreción amarillenta, líquida que se escapa involuntariamente o por medio de una suave presión. Este líquido es precursor de la leche.

Es más rico en proteína y más pobre en grasa y lactosa que la leche la cual aparece dos o tres días después del parto. Contiene anticuerpos que pueden ser importantes para proteger al bebé contra las enfermedades. Aunque esto no siempre lo puedes obtener antes del parto. E incluso en ese momento es posible que no te des cuenta de ello pero esto no significa que existan dificultades para alimentar a tu bebé.