En este mes iniciaras con alimentos cernidos y con texturas más ásperas. Este paso es preferible darlo ahora que más tarde, pues te puede resultar más complicado en un futuro. Aunque tu bebé ya tenga sus primeros dos dientes, él continúa masticando con sus encías. Dale alimentos un poquito más gruesos o machacados. Puedes usar los alimentos comerciales para la etapa 2 o prepararlos tú misma con los que das a tu familia, pero en ese tipo de textura y sin sal ni azúcar. Empieza a darle la manzana o pera raspada en pedacito pequeños.

Consulta con tu pediatra

Este es el mes en que puedes empezar a darle carne o pollo sin piel; molido o picado muy finamente. Y pedacitos pequeños de pescado suave, sin olvidar examinarlo perfectamente bien por si tiene espinas que pudieran haber quedado después de machacarlo. Cuando el pediatra te lo autorice, puedes empezar a darle yema de huevo cocidas duras machacadas, o en pastelitos de harina. Probablemente las claras, tengan que esperar un poco ya que son más alergénicas. Recuerda darle alimentos con vitamina C para facilitar la asimilación del hierro. Ten cuidado con las hebras de las frutas como mango o plátano. Posiblemente tu bebé pueda comer pan y galletas ahora que ya tiene siete meses; escógelo que sea de grano entero sin azúcar ni sal. Y es importante que tenga la textura adecuada para disolverse en la boca. Puedes comenzar con roscas de pan integral y pastelitos de arroz sin sal. En cuanto pueda con ellos, estará listo para consumir panes integrales. Para facilitarle el comerlos, córtales la corteza y sírvele el pan en trocitos. Evita el pan blanco comercial. Dale galletas o pan que él mismo pueda tomar con su manita pero siempre bajo la supervisión de un adulto.