Destete

En este mes llega el momento de pensar en destetar a tu bebé. En cada país y cultura, hay diferentes costumbres e ideas en cuanto al momento del destete.

De hecho hay lugares donde consideran que seis semanas son suficiente, otros piensan que seis meses, pero hay quienes lo continúan haciendo hasta los tres años o más. Es probable que desde antes que tu bebé naciera hayas decidido cuánto tiempo lo alimentarías. Dependiendo tal vez, del momento de regresar al trabajo. También puede suceder que tanto mamá como bebé pierdan el interés en lactar. Sin embargo, si aún sigues alimentando a tu bebé es importante que tomes en consideración los siguientes puntos antes de iniciar el destete.

Lactancia

La lactancia es esencial para el buen desarrollo de tu bebé aunque sólo sea por unas pocas semanas. Ya que en esta etapa tu bebé recibe importantes anticuerpos para luchar contra las enfermedades y alergias. Tu bebé puede vivir perfectamente bien a base de leche materna durante los primeros seis meses, aunque le puedes empezar a dar alimento sólido desde los cuatro meses. Después de los seis meses, es necesario agregar a su régimen alimentación sólida ya que la leche materna o de fórmula no será suficiente nutrición. Según los científicos, al termino del primer año, la leche materna deja de ser adecuada ya que su contenido proteínico es insuficiente y va perdiendo nutrientes vitales como zinc, cobre y potasio. Durante su segundo año, él necesitará las propiedades de la leche de vaca. Es por esto, que si aún continúas en ese momento lactando a tu bebé; tanto tú como él deben aceptar que la leche materna ya no puede ser la fuente principal. Sin embargo, no hay pruebas de que la lactancia en el segundo o tercer año pueda perjudicar al desarrollo emocional del niño. Lo que sí está comprobado es que una lactancia prolongada con el pecho o el biberón, daña los dientes ocasionando caries ya que tu bebé acumula leche en su boquita durante el acto de mamar. Esto no ocurre al utilizar vaso entrenador. Otra desventaja, de continuar la lactancia, puede ser infección en el oído ya que regularmente para este tipo de alimentación tu bebé está acostado. Sobre todo por la noche antes de dormir. Si tu bebé ha aceptado el biberón con anterioridad o aún mejor la taza, el destete te resultará relativamente fácil. Aunque generalmente esto no ocurrirá antes de los nueve o diez meses. Sin embargo, si no sabe manejar el biberón o la taza, tendrás que esperar hasta que aprenda para poder destetarlo.

Sentimientos

Si ya estás cansada o por alguna otra razón no te gusta lactar a tu bebé, es preferible que intentes el destete; pues él lo siente y le transmites sentimientos negativos, incluso, puede creer que es un rechazo a él y no a la lactancia en sí. Puede suceder también que quién ya no quiera este tipo de alimentación sea tu propio bebé y lo demuestra con su comportamiento como indiferencia, inquietud, etc. Sin embargo, es importante que analices bien la causa de su conducta pues puede deberse a otra situación por ejemplo a los cinco meses, la falta de interés puede ser un indicio de su curiosidad por conocer lo que le rodea. A los siete meses, puede ser que su deseo de movimiento, sea mayor que su deseo de alimento. A partir de los nueve meses, significa madurez e independencia. En ninguna edad debes interpretarlo como rechazo a ti, sino a la leche que le ofreces. La edad más común en que tu bebé podría decidir por sí mismo el destete es entre los nueve y doce meses. Si él a los dieciocho meses no ha mostrado indicios de dejar la leche materna, necesitarás ser tú quien inicie el destete. En ocasiones puede suceder que la necesidad de un viaje o alguna otra importante razón, imponga el destete. Sin embargo, lo ideal es tratar de planearlo para cuando todo está en calma en el hogar. Cuando no exista tensión emocional.

Salud

Si empiezas a sentirte cansada la mayor parte del tiempo, y piensas que la causa es la lactancia. Es importante que consultes a tu médico y le preguntes si es prudente destetar a tu bebé para que no sea algún problema como falta de nutrición o falta de descanso. En cuanto a la salud de tu bebé, recuerda que algunas veces la producción de leche parece disminuir en grandes cantidades, conforme él va creciendo. Si observas que no está aumentando de peso suficientemente o si muestra otros síntomas tales como irritabilidad o desarrollo inadecuado; puede ser porque la nutrición que está adquiriendo de la lactancia ya es insuficiente. Al destetar a tu bebé puede suceder que de repente muestre interés por algunos alimentos diferentes ya que no tiene tu leche a su disposición. Aunque tu bebé no tome por él mismo la decisión del destete, este es un paso inevitable. Sin embargo, tomar la iniciativa es apenas un paso del largo proceso.