Recomendaciones para una Sana Alimentación.

Comer Fuera de Casa

El comer fuera de tu casa ya sea en la oficina o en restaurantes implica que elijas una comida nutritiva. En estos casos puedes pedir como primer plato una ensalada con el aderezo de aceite o vinagre aparte para que tu misma decidas cuánto ponerle y no esté saturada de grasa. Si se te antoja una sopa, puedes pedir consomé, caldo claro o sopa de verduras. Si prefieres comer una crema, será necesario que preguntes si está preparada con leche.

El plato principal debe incluir muchas proteínas y poca grasa. Lo mejor es el pescado, el pollo y la ternera. Pero evita que estén fritos, acompañados con mantequilla o salsas espesas. Si el platillo que elijas va con salsa, es preferible que la pidas por separado para que tú misma decidas la cantidad. Puedes pedir que la carne sea a la plancha o con poca o nada de grasa. Como guarnición, puedes elegir papas excepto fritas, con mucha mantequilla o con demasiada sal.

Otra buena opción es el arroz integral, pasta, verduras frescas o poco cocinadas, habas o chícharos. En cuanto al pan para acompañar tus alimentos, lo ideal es que consumas el integral al cual le puedes untar mantequilla o margarina, tomando en consideración que si los platillos que elegiste ya tienen grasa, el pan irá solo. El postre ideal es fruta sin endulzar y sin licor; también ocasionalmente un poco de helado.

Si ocasionalmente comes pasta, arroz o pan blancos en lugar de integrales, no representará alteración en tu dieta. Sin embargo, si donde acostumbras comer no tienes otra opción, deberás llevar contigo un poco de germen de trigo tostado para espolvorearlo sobre estos alimentos.

El Lugar Ideal para Comer

Lógicamente, el lugar ideal es tu casa. Sin embargo, si tu trabajo y tus ocupaciones te impiden hacerlo, los mejores lugares para comer fuera de casa son los restaurantes que te ofrecen pescado, aves y carnes magras a la parrilla acompañados de vegetales frescos, ensaladas y papas cocinadas de manera sencilla. Si te gusta y estás acostumbrada a la comida con especias, la hindú será también adecuada. Así mismo la comida italiana resulta bastante buena durante el embarazo cambiando las salsas para pasta hechas de crema de leche por otras más ligeras. También los restaurantes chinos te ofrecen arroz integral y guisos al vapor con salsa de soja. Si vas a un restaurante griego o de Medio Oriente, pide pescado, carne o aves a la parrilla o al horno acompañados de arroz integral.

En restaurantes mexicanos o españoles, pide cocina ligera preparada con aceites vegetales en lugar de manteca de cerdo, incluye ensalada por ejemplo de atún, huevo o pollo. En cuanto a comida rápida elige emparedados de pavo, pollo, atún, roast beef incluyendo lechuga y jitomate con pan de trigo integral. En algunos restaurantes de comida rápida también podrás encontrar ensaladas. Lo importante es que no consumas demasiadas grasas y que incluyas suficientes proteínas. En relación a los restaurantes menos aconsejables durante tu embarazo se encuentran los japoneses ya que el sushi al igual que la carne y pescado no cocido no son recomendables. El tempura es una fritura; el sukiyaki y el teriyaki contienen demasiada salsa de soja la cual contiene sodio. Tampoco los restaurantes rusos, alemanes y los de Europa Central son muy adecuados durante tu embarazo ya que los panes, las grasas de freír, las salsas y los budines contienen gran cantidad de calorías sin nutrientes. Como lo hemos mencionado anteriormente, el hecho de que ocasionalmente comas alimentos que no están dentro de los recomendables, no te perjudicará en lo absoluto. El problema radica en la frecuencia de estos alimentos.