Durante el Segundo mes de tu Embarazo

Síntomas Físicos

Durante este segundo mes continuarás sintiendo necesidad frecuente de orinar, cansancio y somnolencia, estreñimiento, náuseas con o sin vómito, así como acidez de estómago e indigestión e hinchazón y flatulencia.

Indigestión

La causa de la indigestión puede ser el exceso de alimento y bebida; aunque también puede ser ocasionada porque el cuerpo empieza a producir grandes cantidades de porgesterona y estrógenos que relajan el tejido muscular liso de todo el cuerpo incluyendo el tracto gastrointestinal por lo que el alimento se desplaza más lentamente y provoca gases. Esto te resultará desagradable, pero debes saber que será bueno para tu bebé pues la lentitud permitirá que los nutrientes sean absorbidos mejor hacia la corriente sanguínea lo que permitirá que tu bebé se alimente mejor por medio de la placenta.
mibebe.com.mx

Haz Click:

Cuidados 2o. Mes.

Cambios Físicos y Emocionales
Visita a tu Ginecólogo
Várices
Piel
Alimentación
Accidentes
En lo que se refiere a los ácidos gástricos, estos irritan el revestimiento del esófago provocando sensación de quemadura que conocemos como acidez o indigestión cuando el esfínter que separa el esófago del estómago se relaja y permite el paso de la comida y los jugos digestivos ácidos de nuevo hacia el esófago. Este tipo de problema se acentúa durante los dos últimos trimestres del embarazo debido al mayor tamaño del útero. Para disminuir estos síntomas es necesario que evites al ganar peso excesivo, come lentamente bocados pequeños y bien masticados, es preferible que ingieras varias raciones pequeñas en lugar de tres abundantes; elimina de tu dieta alimentos picantes, especias, grasas, carnes como embutidos, chocolate, café, alcohol, bebidas gaseosas y menta (incluso en la goma de mascar), no ingieras alimentos que contengan sodio o bicarbonato de sodio, no uses ropa ajustada en la cintura y abdomen, no fumes, al inclinarte, dobla las rodillas en lugar de doblar la cintura para evitar hacer presión sobre el útero y sobre el estómago, relájate y procura dormir con la cabecera de la cama levantada unos 15 cms.

Antojos

También es posible que tengas tanto antojos como desagrado por alimentos debido a las hormonas o a otras causas. Es cierto que tus gustos en cuanto a alimentación pueden modificarse durante tu embarazo. Sin embargo, tus antojos y aversiones deben ser tratados sin poner en riesgo las necesidades de nutrientes de tu bebé. Es decir, si se te antoja algo que es bueno tanto para ti como para tu bebé, adelante; pero si el antojo te traerá consecuencias como aumento de peso en el caso de los dulces, lo ideal será que lo sustituyas por otra cosa que le sea buena a él. Si este sustituto no te satisface, intenta distraer tu mente haciendo algo de ejercicio, leyendo, relajándote, tomando un baño, etc. Hay quien llega a sentir antojo por ciertas sustancias como cal, ceniza, arcilla, etc. Si este es tu caso, debes consultarlo con tu médico ya que puede deberse a falta de hierro, calcio o cualquier otra sustancia en tu organismo. Si por ejemplo en este momento sientes aversión al pescado, la leche o algún otro alimento necesario para tu bebé; es importante que lo sustituyas por otro que te proporcione lo que él necesita para desarrollarse adecuadamente. Por ejemplo, lo que tu bebé necesita es el calcio por lo que si no quieres tomar leche, puedes cambiarla por quesos, yogur, salmón, sardina o cualquier otro alimento rico en calcio. Si no acostumbras comer carne roja; el pescado, y las aves de corral proporcionan más proteína y menos grasa por las mismas calorías que la res y el cerdo.

Pregúntale a tu ginecólogo qué puedes comer como sustituto para aquello que no te gusta o no toleras. Generalmente este síntoma va desapareciendo a partir del cuarto mes. Si continúa será causa emocional más que física.

Senos y Abdomen

Los cambios en los senos seguirán siendo evidentes en cuanto a aumento, pesadez, sensibilidad, hormigueo, oscurecimiento de la areola y la red de líneas azules en la piel a medida que aumenta la irrigación de los senos. Quizá sientas ocasionalmente dolor de cabeza, desvanecimientos o desmayos. Puede ser que desde ahora la ropa te empiece a apretar sobre la cintura y el busto. Si tu abdomen empieza a aumentar la causa en este momento puede ser más por distensión intestinal que por crecimiento del útero. De hecho, si has subido más de kilo y medio, es necesario que revises tu alimentación. Es importante que recuerdes que el sobrepeso y la flacidez después del embarazo, se deben al aumento excesivo de peso durante el mismo. Por esto es necesario comer en forma adecuada y hacer ejercicio. El objetivo del aumento de peso durante la gestación es para alimentar al feto que se está desarrollando y para almacenar reservas para la lactancia y nutrir a tu bebé. Si solamente aumentas el peso necesario para este fin, tendrás un buen estado físico y recuperarás tu figura después de terminada la lactancia. Si no alimentas a tu bebé con leche materna, tendrás que recuperar tu peso a base de dietas y ejercicio.

Emocionalmente

En cuanto a los cambios emocionales para este tu segundo mes de embarazo, es probable que sientas alegría, temores, dudas, inestabilidad como la que sientes antes de tu menstruación, irritabilidad, tendencia al llanto y cambios repentinos de humor.