¿ Cómo puede ser tu bebé ?

Timidez

Ahora que tu bebé tiene doce meses, es un poco difícil pensar en que es tímido, ya que durante los primeros dos años los niños en general son poco sociables y puede ser que cuando cumpla tres años te sorprenda su cambio de actitud. Antes de los dos años, seguramente, tu bebé jugará junto a otros niños pero no sabrá jugar con ellos.

No lo fuerces a jugar o a compartir sus pertenencias ya que esta es otra de las cosas que EL no sabe ni entiende. En este momento, para tu bebé, los otros niños son como objetos y no personas. Lógicamente, tendrá que llegar a hacerlo pero esto te llevará bastante tiempo y necesitarás paciencia. Sin embargo, si tu bebé es tímido, básicamente se debe a su molde genético. Puedes ayudarle a modificar este tipo de conducta pero será muy difícil erradicarla. Por lo general, al convertirse en adulto, será más sociable. Sin embargo, por lo pronto será necesario que no lo reprendas pues generarás mayor timidez y poca confianza en si mismo. Al contrario, lo que necesita es que lo ayudes a sentirse bien consigo mismo y con los demás para que poco a poco la vaya venciendo.

Caprichoso

Posiblemente, tu bebé te parezca un poco caprichoso en algunos detalles como por ejemplo si ciertas veces quiere comer por si mismo y en otros momentos quiere que seas tú quien le de en la boca. Esto es muy normal y te sucederá en diversas actitudes. Lo que sucede es que siente que si se va haciendo independiente, te va perdiendo; Es importante que le demuestres tu cariño para que entienda que el hecho de que pueda ir valiéndose por si mismo, no lo aleja de ti ni de tu amor. Inclúyelo, si es posible, en lo que estás haciendo. Es decir, si estás en la cocina limpiando verdura, dale una pieza limpia pero con un cepillo para que te ayude. Recuerda que es muy importante que aplaudas sus logros y que le agradezcas su ayuda. Sin embargo, habrá momentos, en los que no podrá ayudarte y será necesario que entienda que las personas, inclusive tu misma tienen cosas que hacer, en las que los niños no pueden intervenir. En otro tipo de situaciones como cuando tienes un compromiso y necesitas dejarlo al cuidado de alguna niñera.

Es probable que llore incansablemente pues a esta edad ya puede relacionar que el hecho de que te pongas el abrigo significa que te vas y que posiblemente tardarás en llegar. Inclusive si antes, no lo has dejado encargado, puede pensar que no volverás. Para este tipo de circunstancias, es conveniente que dejes a tu bebé con una persona de tu absoluta confianza y que le pidas que llegue unos 15 minutos antes de que tengas que salir para que empiece a jugar y convivir con tu bebé cuando EL todavía sabe que estás a su lado. Avísale que vas a salir. No intentes irte cuando no se de cuenta para evitar su llanto; pues lo que conseguirás será que en futuras ocasiones te resulte más difícil salir pues no querrá despegarse de ti. Al despedirte, sonríe y hazlo de una manera alegre y rápida. Si en este momento está llorando, hazle ver que sabes que te extrañará y que también tu lo extrañarás mucho pero que es necesario que salgas y que pronto estarás de regreso. En cuanto salgas, dejará de llorar y se adaptará en su totalidad a la niñera. Sin embargo, de no ser así, es conveniente que pienses en alguna otra persona para que Lo atienda en tu ausencia. Puedes inclusive hacer pruebitas, saliendo por unos cuantos minutos por ejemplo diez o quince para que vea que regresas pronto. poco a poco puedes ir aumentando el tiempo para que comprenda que puede quedarse tranquilo pues siempre estás de vuelta.

En cuanto a otro tipo de capricho, es muy común, que cuando tu bebé aprenda a decir “no” con su cabecita lo esté repitiendo todo el día con las cosas que le ofreces. Ya que es la primera vez que siente tener el dominio de la situación gracias a esta nueva habilidad adquirida. De hecho, tardará más tiempo en aprender a asentir con la cabeza ya que esta es una destreza que requiere de mayor coordinación. En lugar de hacerle preguntas que te pueda contestar con “no”, puedes darle opciones como decirle “¿Prefieres manzana o plátano?” Sin embargo, en estos casos, puede ser que también te responda con una negativa. Recuerda no reírte, pues sólo refuerzas sus ademanes de negativa. Es importante que no le hagas mucho caso y lo distraigas con algún juguete. De cualquier manera, debes tener paciencia pues esto es algo que durará al rededor de un año.

Golpes

Si a tu bebé le gusta pegarle a otros niños, toma primero en cuenta que los golpes de un bebé de un año no pueden ser fuertes. Sin embargo, es importante hacerle entender que no debe hacerlo. Probablemente, en este momento no comprenda que los demás sienten igual que EL pero sí es posible que entienda que el hecho de golpear no está permitido. Cuando pegue, muerda o realice alguna otra acción de este tipo, es necesario que inmediatamente, reacciones con firmeza pero con calma. No le pegues para corregir sus errores ya que con esto le estás demostrando que la violencia es aceptable en ciertos casos. Lo mejor es que lo retires del lugar y le expliques aunque no te entienda del todo, que puede lastimar a la otra persona y que no es correcto lo que hizo. Este es un método que tendrás que utilizar en varias ocasiones. Recuerda que tu bebé aún requiere de toda tu atención, por lo que debes estar pendiente siempre que esté jugando con otros niños ya que existe la posibilidad de que alguno utilice para pegar un juguete o algún objeto peligroso.