Es importante que ahora que tu bebé está empezando su desarrollo lingüístico, le hables despacio para no enredarlo. explícale lo que estás haciendo, por ejemplo dile: “Te voy a servir tu leche” y repite “leche” mostrándole el líquido.

Evita el uso de pronombres para facilitarle el que te entienda. Utiliza la imitación, repitiendo sus propios sonidos y así más adelante será él quien te imite. Las rimas y canciones te serán de gran utilidad. Puedes inventarlas tu misma o utilizar las ya conocidas por todos. Debes ser perseverante y ten por seguro que a tu bebé no le molestará escuchar la misma canción varias veces, al contrario, lo disfrutará mucho. Dale órdenes sencillas de ejecutar para él, por ejemplo “Dile adiós”. Se prudente y no le pidas a tu bebé que realice sus hazañas cuando lleguen las visitas ya que quizá a él no le guste hacerlo.