La cocina y el baño son lugares de la casa en los que debes poner mucha atención en cuanto a la seguridad.

Cocina

Debes poner fuera del alcance de tu bebé cuchillos, tijeras y cualquier objeto cortante. Así como artículos de vidrio y loza. Si aquí guardas las medicinas, cierra el botiquín o el cajón con llave. Aleja alimentos que pueden dañarlo como nueces, pasas, etc. No lo sientes cerca de la estufa o aparatos eléctricos ya que puede intentar tocarlos.

Si llevas en brazos a tu bebé, no lleves al mismo tiempo café o algún líquido o alimento caliente. Tampoco dejes al borde de la mesa vasos o platos que él pueda alcanzar. El bote de basura también es un peligro, mantenlo bien tapado. Si se vierte algún líquido en el piso, es importante limpiarlo inmediatamente. Nunca dejes los mangos de los sartenes hacia afuera en la estufa ya que se pueden voltear y quemar a tu bebé peligrosamente incluso con aceite hirviendo. Protege la llaves de la estufa con tapas de presión. Guarda de ser posible en otro lugar o bajo llave los productos de limpieza. En la cocina existen muchos riesgos, por lo que es conveniente instalar en la puerta una reja de seguridad para impedir el paso a tu bebé sobre todo cuando está encendida la estufa, el horno o la olla de presión.

Baño

Si es el baño donde guardas las medicinas, recuerda que debes alejarlas de tu bebé. Sin embargo, como este es un lugar de mucha humedad, te aconsejo que preferiblemente las guardes en otro lado. Si tu bebé está jugando con el agua, no permitas que nadie conecte la secadora del cabello. Nunca dejes algún aparato eléctrico conectado si no se está usando pues tu bebé podría tirarlo al inodoro y ocasionar un grave problema. De preferencia guarda fuera del baño este tipo de aparatos ya que si tu bebé tiene mucha habilidad, podría él mismo conectarlos. Cierra siempre primero el grifo del agua caliente y después el de la fría para evitar quemaduras. Antes de poner a tu bebé en la tina, checa con tu codo que la temperatura del agua sea la correcta. Si tu tina no tiene el fondo antiderrapante, pega tiras o un tapete para este fin. Cuando no se esté usando el inodoro, mantenlo cerrado ya que a tu bebé le puede encantar jugar con el agua lo cual es anti-higiénico además de peligroso. Nunca dejes solo a tu bebé en la tina aunque ya se siente perfectamente o tenga asiento especial. Compra protectores para el grifo del agua, de esta manera evitarás golpes y quemaduras. No dejes agua en la tina cuando ya no se está usando. Ya que hasta tres centímetros de agua son riesgosos.