Controla la Situación.

Fuera de Casa

Es lógico que sientas el temor de que la bolsa de agua se rompa cuando estés de compras o en la calle. Sin embargo, debes tomar en cuenta que es poco frecuente la ruptura de las membranas antes de que empiece el parto. Y si llegan a romperse, el flujo de líquido amniótico no suele ser importante a menos que estés acostada ya que si estás de pie o sentada, la cabeza de tu bebé bloqueará la salida del útero igual que el tapón de una botella. Sin embargo, si esto llega a sucederte estando fuera de tu casa y el líquido amniótico sale bruscamente, seguramente contarás con la ayuda de alguna persona.

Antes de la Dilatación

Cuando las membranas se rompen antes de la dilatación, nunca se experimenta la salida precipitada del líquido por el efecto de corcho y porque no existen contracciones que lo impulsen a salir. En estos casos, lo único que se nota en un goteo constante e intermitente. Te recomendamos durante las últimas semanas utilizar una toalla sanitaria para que te sientas más segura en caso de que esto te llegara a ocurrir y también porque como sabes el flujo llamado leucorrea va en aumento durante los últimos días.