Primeras Palabras

Ahora que tu bebé está aprendiendo a decir sus primeras palabras, y hasta que aprenda a hablar correctamente, lo cual será hasta sus tres o cuatro años o incluso después, es importante que no lo corrijas a cada momento y no le impongas privaciones por mala pronunciación.

Es decir, si no puede decir “jugo” correctamente, no disimules que no le entiendes. Recuerda que apenas está aprendiendo y debes tenerle paciencia.

Sin embargo, es importante que no repitas las palabras de la forma que él las pronuncia sino en su forma correcta. Ya que él puede pensar que te encanta su manera de hablar y tardará más en mejorar su dicción y pronunciación. Es importante que reconozcas y aplaudas su esfuerzo y cuando él te diga “u-o” tú puedes decirle: “muy bien, este es el jugo”. El se sentirá contento porque tu lo has entendido y tratará de irlo diciendo mejor.

Desnudez

En cuanto a si es correcto que tu bebé pueda ver a papá y mamá desnudos, los expertos dicen que el primer año no es perjudicial para él ya que es aún muy joven para ser estimulado. A menos que tú lo estés alimentando y al verte decida que quiere comer. Si muestra curiosidad o quiere tocarte, lo mejor será de una manera natural, hacerle ver que no lo debe hacer. Sin embargo, esto varía a la edad de tres o cuatro años. En este momento, es preferible, guardar cierta intimidad para darle ejemplo de que el ser humano requiere de privacidad.

Estatura

Cuando el pediatra evalúa el desarrollo general de tu bebé, estará observando varios puntos como si ha logrado las habilidades propias de su edad. Así como si es activo y despierto. También analizará si su peso y estatura van gradualmente bien. Si tu bebé nació grande, seguramente, con los meses se irá amoldando a la estatura de su edad. Recuerda que la estatura no se hereda por un gen único. Lo más seguro es que él llegue a un punto intermedio entre su papá y tú, aunque recuerda también que actualmente las generaciones van siendo un poquito más altas. Lo importante es que te asegures que su alimentación sea la adecuada. Uno de los motivos por los que puedes notar que tu bebé de repente no creció en la misma proporción un mes que otro puede ser porque mientras no se pueda poner de pie, el médico lo medirá acostado y si él se mueve, la medida no será exacta. También hay que tomar en cuenta que al ponerse de pie el peso del cuerpo tiende a asentar un poco los huesos por lo que puede medir menos que acostado.