En este tercer mes, al igual que en los anteriores será muy importante que estés al cuidado de la salud de tu bebé.

Si lo has Acostumbrado al Chupón, este es el momento idóneo para quitarle el hábito ya que es más fácil ahora que cuando tenga mayor tiempo de arraigado. Recuerda que en esta etapa, la memoria de tu bebé es corta; lo cual te ayudará a erradicar la costumbre rápidamente. Para sustituir esto, puedes mecerlo, consentirlo, mimarlo, etc.

No Debes Darle Leche de Vaca

Es necesario que sepas que a esta edad no debes darle leche de vaca ya que contiene más sal y más proteína que la materna lo cual no es bueno para sus riñones. Además no contiene suficiente hierro.

Así mismo este tipo de leche a esta edad puede causar un leve sangrado intestinal el cual no se ve a simple vista en las evacuaciones pero puede ocasionar anemia. En cuanto tu bebé empiece a comer sólidos, si te parece latoso extraer un poco de leche o preparar la de fórmula para mezclar con su cereal u otros alimentos; puedes preguntar a tu pediatra si puedes utilizar ese poquito de leche de vaca para esos casos. En cuanto a que si notas falta de coordinación en sus movimientos cuando trata de alcanzar algún objeto; no te preocupes ya que puede simplemente tratarse de un estado normal en su desarrollo motor. Y pronto lo dominará y controlará.

Salpullido

Esto es muy común ya que el pañal guarda humedad y tanto la orina como las heces fecales están en contacto directo con la piel, lo cual puede ocasionar alguna infección o salpullido. De hecho, esto se acentuará cuando tu bebé empiece a comer sólidos ya que las heces serán más irritantes. Esto irá disminuyendo a medida que su piel vaya engruesándose. Si le pones pantalones o pañales ajustados causarás mayor probabilidad de salpullido. Lo mismo sucederá si lo sometes a frecuentes limpiezas con jabones ya que aumentarás la susceptibilidad de la piel. Para prevenirlo, lo mejor es mantener siempre limpia y seca la piel de tu bebé en la zona del pañal. Sin embargo, cuando ya existe es necesario que dejes a tu bebé sin pañal el tiempo que sea posible. Incluso cuando esté dormido para evitar que el pañal continúe dañándolo. Pon atención que no haya corrientes que lo resfríen. Si lo vistes con pañal de tela, no le pongas calzón de hule, puedes simplemente ponerle pantalón o mejor aún no ponérselo y acostarlo sobre una colcha impermeable. Si lo que usa son pañales desechables, será necesario que a la cubierta plástica le hagas unos piquetitos de tal manera que el aire tenga circulación.

Es Indispensable también que continuamente lo cambies. Inclusive durante la noche cuando despierte. En cuanto se moje, no permitas que esa humedad permanezca cerca de su piel. No le des demasiados líquidos. Es decir, ofrécele solamente lo necesario para que no esté orinando tanto que retrase su alivio. Si notas que el salpullido es constante. Es decir que se alivia y regresa, será necesario que pienses en otro tipo de pañal como por ejemplo de tela si usa desechable o viceversa. Si le pones pañales de tela, prueba enjuagándolos con media taza de vinagre y si lo consideras necesario, hiérvelos un cuarto de hora. Cuando cambies cada pañal deberás mantener una limpieza absoluta para lo cual necesitarás lavar muy bien la piel con agua tibia durante un minuto con motas de algodón. El jabón que utilices deberá ser especial para tu bebé. Puedes pedir al médico que te recomiende el adecuado. Sin embargo recuerda no utilizarlo más de una vez al día ya que lo jabones contienen sustancias que pueden secar e irritar su piel. No utilices toallas perfumadas para evitar dejar en su piel sustancias que agraven su situación. De hecho es también importante que cuando no tiene el problema del salpullido, si notas que cierta marca de toallas de este tipo le producen irritación las cambies por otra. Si tu bebé al evacuar se ensució más allá de la zona del pañal, necesitarás darle un baño completo.

Después de Asearlo, siempre es indispensable que te asegures de que lo hayas secado perfectamente antes de vestirlo ya que la humedad agrava el salpullido. Cuando tu bebé sólo orine, no habrá necesidad de lavarlo, será suficiente cambiarle el pañal de inmediato. Aplica un ungüento recomendado por tu médico para crear una capa que proteja a la piel de la orina. Pero no lo apliques cuando le des ventilación a la piel sin el uso del pañal. Es importante que no utilices cualquier ungüento que tengas a la mano ya que puedes sensibilizar su piel. Tampoco utilices talco ni ácido bórico ya que a pesar de que ayudan a absorber la humedad, pueden causar daño a sus pulmones si son inhalados. El almidón de maíz es una buena opción y no produce riesgos. Es importante que preguntes cuanto tiempo es lo que dura la clase de salpullido que tiene tu bebé y si notas que con este tipo de limpieza no hay mejoría o si el ungüento lo irrita más, consulta con tu médico. Si el salpullido persiste quizá necesitarás consultar con un pediatra dermatólogo para poder erradicarlo.

Hay diversas descripciones del salpullido:

Dermatitis causada por las rozaduras, es la más común. se distingue por ser un enrojecimiento y desaparece sin causar mucha molestia a menos que se complique con otra infección. Puede también haber rozadura donde se encuentra el borde del pañal.

Dermatitis seborreica es rojo obscura y frecuentemente produce escamas amarrillas. Generalmente empieza por la cabeza. Sin embargo puede también iniciar en la zona del pañal y subir. No es muy molesta para un bebé.

Dermatitis cándida es una erupción rojiza y dolorosa en la ingle que dura más de 3 días y se puede contaminar con la infección que produce el algodoncillo. Esta puede incluso desarrollarse en un bebé que esté tomando antibiótico.

Dermatitis perianal es rojiza causada por sus heces fecales cuando está siendo alimentado a base de fórmula. Si toma leche materna, no será susceptible a esto hasta que empiece con los sólidos.

Dermatitis atópica es una erupción que produce comezón y suele aparecer en otras zonas del cuerpo y llegar a la zona del pañal entre el medio año y el año de un bebé.

Impétigo es ocasionado por bacterias. Algunas veces son ampollas grandes que se revientan formando una costra amarilla delgada. En otras ocasiones las costras son gruesas y con mucho enrojecimiento. Esto puede ser en la zona del pañal y otras partes del cuerpo.

Eritema intertrigo es una irritación roja provocada cuando la piel se roza consigo misma. Generalmente arde al contacto con la orina por lo que llora el bebé. Puede también haber salpullido en el pene, lo cual es común y llega a producir hinchazón e inclusive no permite al bebé orinar. Cuando se extiende a la uretra puede dejar cicatriz por lo cual es importante erradicarlo cuanto antes. En este caso como en los anteriores, la limpieza absoluta es indispensable; así como el cambio de tipo de pañal. Si a tu bebé le cuesta trabajo orinar puedes darle un baño de agua tibia. Si la inflamación continua después de 2 días será necesario que llames al médico.

Evacuaciones

Recuerda que es normal si alimentas a tu bebé con leche materna que tenga varias evacuaciones al día. Esto puede prevalecer durante todo el tiempo de este tipo de alimentación. Sin embargo es también normal que entre el primero y el tercer mes, el número de evacuaciones disminuyan. E inclusive que haya días en lo cuales no evacue. De hecho es difícil que si a tu bebé le das pecho, sea estreñido. Esto generalmente se da con la leche de fórmula y se nota en que las heces son duras y le cuesta trabajo expulsarlas.

Respiración

Si en alguna ocasión llega a tener interrupción en su respiración de menos de veinte segundos puede ser normal. Sin embargo, si la interrupción es mayor, será indispensable que lo comuniques a tu médico para poder tomar las medidas convenientes. En este caso necesitarás decirle en qué momento ocurrió y si estaba tu bebé dormido o despierto. Es indispensable que pongas atención en cualquier cambio de color en su cara. Así mismo indícale al pediatra si el llanto fue diferente y si fue necesario darle respiración artificial. Coméntale también cómo es generalmente la respiración de tu bebé. No debes vivir preocupada de que si tu bebé está respirando o no. Sin embargo es importante que si notas cualquier anomalía la tomes en cuenta. Cuando hay apnea o asfixia, es necesario internar al bebé para hacerle los estudios pertinentes y de esta manera si se encuentra que la causa es una enfermedad o un problema del corazón o pulmones, el médico determinará el tratamiento a seguir a fin de controlar pronto la situación. Pero es importante que esto no se convierta para ti en un volcán en erupción ya que lo único que lograrás si tratas a tu bebé como un enfermo es deteriorar la relación entre ustedes y perjudicar su sano crecimiento y desarrollo. En cuanto al Síndrome de Muerte Infantil Súbita SMIS. no debes tampoco angustiarte ya que es algo que muy raramente ocurre. De hecho, a pesar de que aún no existe la certeza de su causa y sucede en bebés de dos a doce semanas aparentemente sanos. Se sabe que algo debían tener que la produjo. Generalmente ha coincidido en ocurrirle a quienes han tenido serios problemas de tipo respiratorio en los que han necesitado resucitación por haberse puesto de color azul. Las investigaciones dicen que se debe probablemente a la falta de maduración del sistema respiratorio, al exceso de calor o al mal trato al bebé. También han resultado susceptibles los bebés prematuros y los que nacen con bajo peso. Así como los bebés nacidos de gestaciones múltiples. El riesgo es también mayor para los bebés cuyas mamás han estado consumiendo drogas o fumaron durante su embarazo. Inclusive para aquellas mamás que tuvieron anemia en el transcurso de la gestación. En ocasiones ha llegado a relacionarse también con mamás menores de veinte años debido al mal cuidado que llevan durante este periodo. Puede haber riesgo cuando hay antecedentes de hermanitos que lo padecieron debido a las causas anteriormente mencionadas en cuanto a la madre. Al parecer no existe relación de este tipo de mal con el uso de antibióticos o anestesia durante el parto, ni con cesárea o enfermedades venéreas de la madre