Comunicándote con Tu Bebé

Es necesario que tengas una constante comunicación con tu bebé. Es decir, debes platicarle, acariciarlo, responder siempre a su llanto. Y de esta manera le darás la confianza que necesita. Así mismo, irá aprendiendo vocabulario y en poco tiempo, cuando menos te lo esperes empezará a articular sonidos los cuales se convertirán en palabras para más adelante poder entablar una conversación.

Tu bebé no sólo aprenderá de lo que le hables o le leas. El también irá aprendiendo de los diálogos con tu esposo y las personas que lo rodean.

Balbuceos

De repente, empezarás a escuchar que tu bebé produce diversos sonidos de vocales en forma de melodioso arrullo. De esta manera tu bebé está descubriendo las combinaciones de sonidos que es capaz de producir con su garganta, lengua y boca. En pocas semanas o meses, escucharás risas fuertes y una que otra consonante. Esto será hacia los cuatro meses. Recuerda que todos estos logros pueden darse un poco antes o después del tiempo estimado, lo cuál es normal. La primeras combinaciones que seguramente oirás son: da, ga, ba. Al iniciar con otro grupo, parecerá que ha olvidado el primero. Sin embargo, esto no es así. Lo que sucede es que irá dominando una a una cada destreza. Vendrán sonidos como ada, aga, aba y después el sonsonete da da da da da. Esto sucederá aproximadamente a los seis meses. Hacia el final de sus ocho meses, será cuando posiblemente inicie con sílabas como pa pa, ma ma. Sin embargo, aún no asociará la palabra con su significado hasta unos dos meses o tres después. Tu bebé dominará las consonantes varios años después. A los cinco o seis años. De hecho, puede haber algunas que le cuesten trabajo como la “r”, “s”, “l” . Si acaso notas que su desarrollo en el balbuceo es lento, puedes preguntar a tu médico para que te saque de dudas.

Segunda Lengua

Si tienes el deseo de enseñar a tu bebé otro idioma además de su lengua materna. Es importante que tomes en cuenta varios puntos. Algunos expertos aseguran que se puede iniciar desde el nacimiento la enseñanza de ambas lenguas. Sin embargo, otros opinan que lo mejor es esperar hasta sus dos o tres años para no ocasionarle confusiones ya que para esta edad ya tendrá prácticamente el dominio de su idioma y podrá iniciar el segundo con la misma facilidad. Hay varias formas de que puedas enseñarle. Puedes hablarle siempre en español y tu esposo en el otro idioma. O viceversa. Pueden también hablarle ambos en la otra lengua esperando que su lengua materna la practique o aprenda en la escuela o con sus abuelos. Pero lo que es muy importante es que quien le hable en otro idioma, lo domine. Ya que lo que se necesita es que tu bebé lo adquiera como segunda lengua natal. No como enseñanza de una lengua extranjera. Para lograr el éxito total en esta empresa; es conveniente que sus actividades como juegos, cuentos, cantos etc. sean en esta nueva lengua. Si te es posible mantenlo en contacto con personas o lugares donde se hable el idioma.

Platícale

A pesar de que a esta edad, tu bebé aún no puede entender lo que le dices, ni puede contestarte. Es muy importante que durante todo el día hables con él como si estuvieran entablando una conversación. Explícale paso a paso, lo que estás haciendo. Es decir, cuando estés con él en la cocina, ve comentándole que necesitas un sartén; muéstrale y dile que estás picando zanahorias para preparar una rica comida. Cuando lo estés bañando, explícale que con el agua y jabón se limpiará y olerá bien. Coméntale al estarlo vistiendo qué prenda le estás poniendo y de qué color es. En fin, de esta manera él empezará poco a poco a comprender. Es conveniente que le hagas preguntas aunque sepas que no tendrás respuesta. Por ejemplo ¿prefieres el sweater amarillo o el azul? después de esto, haz una pausa y dile: perfecto, a mí también me parece que combina mejor el azul. Es importante, que siempre dejes un espacio para que él a su manera pueda irte contestando. Es necesario que utilices frases sencillas algunas veces. Así mismo, es indispensable que no utilices pronombres ya que en este momento le será bastante difícil comprenderlos. Y le facilitarás el camino si le dices “mamá está preparando la comida de Carlitos”. Háblale en presente ya que ahora él no recuerda el pasado ni puede imaginarse el futuro. Algo que puede ayudarte, es la imitación. Esto es, si tu imitas sus sonidos, más adelante él imitará tus palabras. La música y canciones le encantarán; sobre todo si haces ademanes de acuerdo a la letra de la canción. Otra buena opción es el hecho de leerle para que comparta contigo el gusto y el amor por la lectura. Puedes inclusive leer lo que a ti te gusta. Cuando lo notes cansado o inquieto, lo ideal será que le permitas descansar.