La Importancia de Tomar Decisiones

A menos que te encuentres en una situación de emergencia, podrás decidir si quieres o no medicamento para disminuir el dolor durante el parto. Recuerda que a pesar de que el parto es una experiencia natural, no tienes que pasar una prueba de valentía. De hecho, el dolor de parto ha sido descrito como el más intenso que el ser humano puede experimentar. Por esto la tecnología médica proporciona la opción de utilizar medicamento para disminuir la sensación. Esto es aceptable y en muchos casos resulta preferible.

Toma la Mejor Decisión

Para tomar la decisión correcta es fundamental que platiques con tu ginecólogo antes de que llegue el momento de ir al hospital. Debes informarte cuándo considera él que el anestésico o el analgésico son absolutamente necesarios; y cuándo considera que la elección es tuya. También es importante que le preguntes qué tipos de procedimientos y medicamentos acostumbra utilizar y qué efectos secundarios pueden experimentar tu bebé y tú.

Debes tomar en cuenta que el tomar medicamento incluye tanto riesgos como beneficios por lo que solamente debe utilizarse cuando los beneficios sean mayores que los riesgos. Sin embargo, el hecho de planear todo con anticipación, no significa que debas aferrarte a esa idea ya que es imposible predecir qué tipo de dilatación o de expulsión tendrás y cómo responderás ante las contracciones.

En el Ultimo Momento

Quizá tengas una idea y al llegar el momento del parto necesites, quieras o te veas obligada a recibir medicamento. Incluso hasta para una cesárea ya programada para la cual se haya decidido el bloqueo epidural o espinal, puede a última hora requerirse de anestesia general.

Ya en el momento del parto si sientes la necesidad de que se te administre medicamento, deberás hablarlo con tu médico y aceptar su decisión ya que es mejor que no insistas en que se te administre inmediatamente. Intenta soportar unos quince minutos concentrándote en las técnicas de relajación y de respiración.

Acepta la ayuda de tu esposo o la persona que haya tomado el curso contigo. Puede ser que logres tolerar el dolor para continuar sin medicamento otro rato. Si después de los quince minutos consideras que aún necesitas una alivio para el dolor, o que lo requieres aún más que antes, deberás pedirlo sin sentir temor de hacerlo. Sin embargo, en cuanto tu médico decida que requieres de medicamento, no debes esperar. Recuerda que tu bienestar y el de tu bebé es lo más importante tanto durante el embarazo como en el momento del parto por lo que todas las decisiones deben tomarse tomando en cuenta esta prioridad.