Es importante lo Siguiente:

Si tú has estado alimentando a tu bebé con leche materna, cuando le empieces a dar alguna otra cosa; te sorprenderá el cambio en el aspecto y el olor en sus defecaciones. Ya que de ser inodoras y blandas como mostaza, se convierten en heces oscuras, espesas y de mal olor. Pero esto es absolutamente normal porque mientras más se parezca la alimentación de tu bebé a la de los adultos; más se parecerán también sus defecaciones. Sin embargo, hasta que destetes a tu bebé, sus deposiciones seguirán siendo más blandas que las de los bebés alimentados a base de biberón. El sistema digestivo de tu bebé es aún inmaduro por lo cual no debe preocuparte que sus evacuaciones sean del color del último alimento que recibió.

Inclusive al principio encontrarás residuos de alimentos que no fueron bien masticados y pueden salir enteros o casi enteros. Mientras la evacuación no contenga mucosidades, ni sea excesivamente suelta, puedes continuar con la misma alimentación.