¿Cómo podemos saber que el desarrollo del lenguaje de nuestros pequeños es adecuado?

Si bien es cierto que el lenguaje va evolucionando a diferente ritmo dependiendo de la estimulación que le brinde a su hijo, también es cierto que hay ciertos patrones comunes en cada etapa del desarrollo, por lo que a continuación expondré qué es lo que puede esperar de su pequeño en cada etapa:

1° a 3er. mes:

Le llaman la atención los sonidos y ruidos, intenta mirar hacia el lugar de donde proviene el ruido. Fuera del llanto no produce otro tipo de articulación, sin embargo observa y produce ruidos guturales, precursores del balbuceo.

4° a 6° mes:

Balbucea, hace gorgoritos y ríe. Al oír un ruido familiar, gira la cabeza no solo hacia los ruidos, también cuando escucha la voz de las personas.

7° a 9° mes:

Emite gran cantidad de vocalizaciones espontáneas, no necesariamente con significado pero los sonidos parecidos a una palabra regularmente son reforzados por los padres, por lo que el niño los repetirá y poco a poco lo llevará a formar las primeras palabras. A través de diversas posturas y expresiones faciales comienza a interactuar con su entorno.

10° a 12°:

El niño empieza a combinar los músculos del habla con los de la masticación. Con su facultad imitativa logra una vocaliazción articulada. Las palabras que surgen se dan a través de su conducta alimentaria. Responde a su nombre y es capaz de entender qué significa “no”. Posee una o dos palabras dentro de su lenguaje que utiliza para diversos objetivos.

1 año a 1 año y medio:

Escucha las palabras con mayor atención y repite las palabras familiares por imitación. Es capaz de obedecer órdenes. Al no contar con más de 2 o 3 palabras bien estructuradas, el niño trata de llamar la atención a través de toses y chillidos.

1 año y medio a 2 años:

Ha alcanzado a desarrollar alrededor de 10 palabras bien definidas. Puede llamar a sus padres, decir sí o no cuando le ofrecen algo. Acompaña el “no” con una sacudida de cabeza. Reconoce muchas figuras aún cuando no sea capaz de nombrarlas.

2 años:

El niño puede comprender alrededor de mil palabras, sin embargo, sólo expresa algunas de éstas en su comunicación. Le gusta llamarse a sí mismo por su nombre, entiende mejor las instrucciones con su nombre que cuando le dicen “tú”, le agradan las historias que lo incluyen o ver fotografías en donde aparece su imagen. Al contar sus experiencias las hace con mayor fluidez. Es capaz de diferenciar ciertos elementos básicos, como cuchillo de un tenedor y, a la vez la palabra no ya no se acompaña de una sacudida de cabeza sino que es capaz de utilizarlo en el plano de la lógica. “Este no es un tenedor, es un cuchillo”.

3 años:

Las palabras se convierten en instrumentos para designar conceptos, ideas y relaciones. El vocabulario aumenta rápidamente. El soliloquio (hablar solo mientras juega) y el juego dramático, tienen por finalidad desarrollar palabras, frases y organizar. Comienza a utilizar el lenguaje, interpretando al vendedor, al doctor, a papá, etc. El lenguaje es para él  un instrumento para manejar y ordenar el mundo.

4 años:

El plan del día: preguntar. Los interrogatorios parecen casi interminables. Es capaz de elaborar e improvisar varias preguntas, que se convierten en declaraciones. Su lenguaje es mucho más fluido y fácil. A veces habla con el sólo fin de llamar la atención. Le gustan mucho los juegos de palabras. No es capaz de construir estructuras lógicas coherentes, sino que combina hechos, ideas y frases. Puede sostener largas y complicadas conversaciones, como también puede contar una extensa historia, mezclando ficción con realidad.

5 años:

A esta edad surgen cambios importantes derivados de la interacción del niño con otros compañeros de escuela así como la estimulación de procesos de aprendizaje pedagógico que tienen como material básico el lenguaje. A estas alturas ya es capaz de integrar los elementos locutivos, fonológicos y gramaticales de modo “similar” al de los adultos. Ordena sintácticamente los elementos incorporados al habla, siendo su desarrollo dependiente de las influencias culturales del medio. En el aspecto semántico logra un dominio más adecuado de los adjetivos y adverbios relacionados con distancias cantidades y magnitudes.

Si usted nota que su hijo muestra diferencias significativas en la evolución de su lenguaje, no dude en acercarse a un especialista que pueda valorar el desarrollo y determinar el tratamiento adecuado para minimizar las diferencias y brindarle a su pequeño las habilidades necesarias para una vida saludable.

Comentarios:

fidy dijo:

hola paty primero felicitarte por la pagina porque se k no es nada facil sin embargo te lo propusiste y lograste hacer tu pagina y eso habla bien de ti porque eres una persona inteligente y con mucha iniciativa, nuevamente muchas felicidades veras que con esto vas a lograr llegar al corazon de muchas personas k realmente necesitan de una persona como tu, obtendras el reconocimiento de muchos.
con respecto al articulo de desarrollo del lenguaje infantil me parece muy interesante lo plasmado en la pagina pero ademas de esto si me gustaria k pudieras dar algunas sugerencias sobre lo k los padres podriamos o deberiamos hacer para ayudar al mejor desarrollo del lenguaje de nuestros bebes, en lo particular tengo un bebe de 5 meses y ya emite sonidos diferentes a los del balbuceo y las sonrisas, cuando emite esos sonidos si tratamos de que vuelva a repetir el sonido emitido pero no se si sea demasiado rapido para k intentemos eso con nuestro pequeño.