Importante…

El descenso significa que la parte que se presenta primero que generalmente es la cabeza, se introduce en la parte superior de los huesos de la pelvis.

En los primeros embarazos

El descenso del bebé a la cavidad pélvica suele producirse entre dos y cuatro semanas antes del parto. Si ya has tenido otros bebés, lo más seguro es que este encajamiento se llevará a cabo hasta que empiece el parto.

Si eres primeriza es posible que el descenso ocurra cuatro semanas antes de la salida de cuentas y dar a luz con dos semanas de retraso, o bien puedes llegar al momento del parto sin haber experimentado el descenso del feto.

Lo Sentirás

Seguramente notarás el momento en el que tu bebé descienda ya que tu barriga parecerá haberse ido hacia abajo e inclinado hacia delante. Ahora te será más fácil respirar profundamente ya que la presión hacia arriba del útero sobre el diafragma se mejorará. Así mismo podrás disfrutar mejor de una comida completa ya que la presión del estómago también será menor. Sin embargo, ahora la presión será más intensa sobre la vejiga, las articulaciones de la pelvis y la zona perineal lo que ocasionará que sientas mayor necesidad de orinar, tu intestino tendrá más dificultad en su motilidad y quizá tengas ciertos dolores perineales. Puedes también sentir punzadas agudas cuando la cabeza de tu bebé presione sobre la base de la pelvis. Es posible que llegues a sentir cuando su cabeza gira en tu pelvis. Incluso, puedes llegar a sentir desequilibrio ya que tu centro de gravedad se ha vuelto a mover al momento del descenso.

Sin embargo, también es posible que no te des cuenta del encajamiento si tu abdomen no cambia mucho o si nunca durante tu embarazo experimentaste dificultades respiratorias.

Para determinar si la cabeza de tu bebé ya está encajada, tu médico se basará en el examen interno y al palpar de manera externa la cabeza podrá notar si ésta está fija y ya no flota.

Los Obstetras

Presentan el recorrido a través de la pelvis señalando unos planos. Se dice que está en un primer plano cuando la cabeza entra en la pelvis y en un segundo plano cuando está a mitad de camino. El tercer plano señala el encajamiento y el cuarto plano cuando va a salir, cuando se dice que corona. Si inicias tu parto con la cabeza de tu bebé encajada tendrás mayor probabilidad de menos trabajo por delante que si empiezas con la cabeza libre. Sin embargo, no siempre esto resulta cierto ya que la altura en que la cabeza se presenta no es el único factor que influye sobre el progreso del parto. De hecho, la mayoría de los bebés que aún no se han encajado cuando empieza la dilatación pasan a través de la pelvis de manera suave. Sobre todo si ya has tenido otros bebés.