Molestias Básicas durante tu Embarazo

Es importante que pienses que las molestias durante el embarazo no deben amargarte la vida. Son realmente efectos secundarios debidos a que tu cuerpo se está preparando para el momento del nacimiento de tu bebé. Durante tu embarazo, las articulaciones de la pelvis que generalmente son estables, se empiezan a relajar para permitir el paso del bebé durante el parto. Esto aunado al tamaño del abdomen, va ocasionando un cambio en el equilibrio de tu cuerpo. Por esta razón es posible que eches los hombros hacia atrás y curves el cuello lo cual te lleva a tener dolor de espalda. También cuando estás de pie con el abdomen hacia delante, la parte inferior de tu espalda hace curva y los músculos quedan en tensión provocando el dolor.

Recomendaciones

Si iniciaste tu embarazo con una buena musculatura abdominal y una postura correcta de tu cuerpo, seguramente no padecerás este tipo de dolores. Sin embargo, para evitar esta molestia es conveniente que no aumentes más de peso que lo recomendado. Ya que unos kilos de más incrementan la carga que tu espalda debe soportar. Es importante que cuando levantes a algún niño, paquete o cualquier otra cosa no lo hagas de manera brusca. Lo primero que debes hacer en estos casos es estabilizar tu cuerpo colocando los pies un poco separados tomando como medida tus hombros y contraer tus glúteos. Después dobla tus rodillas, no tu cintura, y levanta el objeto haciendo fuerza con tus brazos y piernas más que con tu espalda.

Hermanitos Pequeños

De hecho, si tienes algún niño pequeño que ya camine, es importante que no lo cargues, pero no le hagas sentir que el motivo es su hermanito ya que de esta manera lo único que lograrás serán celos futuros; lo mejor, es que le comentes que tu espalda te duele y que lo(a) felicites por sus logros al caminar y subir escaleras por su cuenta sin necesidad de que lo(a) cargues. Puede ser que no siempre logres tu objetivo por lo que será necesario que tomes en cuenta la forma correcta que levantarlo(a).

Al Cargar Bolsas del Súper

Si tus dolores de espalda son un problema intenso, trata de levantar y cargar lo menos posible. Si te ves en la necesidad de cargar por ejemplo tus compras del súper, lo mejor será que dividas el peso en 2 bolsas para que el peso se equilibre en ambas manos para que no lleves una carga pesada al frente.

Al Estirarte

Cuando necesites alcanzar o colocar objetos que están en alto, es importante que no estires tu cuerpo pues esto ocasiona que los músculos de tu espalda hagan un esfuerzo considerable. En estos casos lo mejor será que otra persona te ayude; sin embargo, si tienes que hacerlo personalmente, utiliza un banco bajo, con bastante estabilidad y que cuente con gomas antiderrapantes.

Zapatos

Otro consejo que te podemos dar es que no uses zapatos altos ni muy bajos sin un apropiado apoyo. Un tacón ancho de unos 5cms. es ideal para mantener la estabilidad de tu cuerpo. Pregunta a tu ginecólogo si puedes usar zapatos y plantillas especiales para el embarazo para minimizar las molestias de las piernas y la espalda.

Si Estás de Pie

Trata de no permanecer de pie durante periodos largos. Sin embargo, si tienes que hacerlo, coloca un pie sobre un taburete con la rodilla doblada para evitar que la zona lumbar se curve hacia adentro. Cuando estés lavando platos o cocinando, será conveniente que te pares sobre un tapete antideslizante.

Al Estar Sentada

La posición de tu cuerpo aplica más tensión sobre la columna vertebral que cualquier otra actividad por lo que es necesario que utilices una silla que te ofrezca el soporte adecuado. Lo ideal es que la silla tenga respaldo recto, cojín firme que no se hunda y brazos para apoyo cuando te levantes. Evita las sillas sin respaldo y los bancos. Al estar sentada, nunca debes cruzar las piernas ya que esto puede ocasionarte problemas de circulación además de llevar la pelvis hacia delante agravando el dolor de espalda. Cada vez que tengas oportunidad, será necesario que te sientes con las piernas un poco en alto. El hecho de estar sentada demasiado tiempo llega a ser tan perjudicial como sentarte mal. Esta es la razón por la cual debes intentar no permanecer sentada durante más de una hora sin tomarte un descanso levantándote a dar una ligera caminata. Cuando manejes tu automóvil, mantén el asiento hacia delante de manera que puedas tener una rodilla más alta e inclinarte.

Para Dormir

Es aconsejable que tu colchón sea duro o que coloques una tabla bajo el mismo ya que esto y una correcta postura mientras duermes te ayudarán a minimizar el dolor de espalda. Para levantarte de la cama, balancea tus piernas por encima del borde de la misma hasta depositarlas sobre el suelo en lugar de girar para levantarte.

Si tu dolor de espalda es constante, pregunta a tu médico si te puede ayudar el utilizar una faja o cabestrillo cruzado para aguantar el vientre y de esta forma aliviar la tensión de la parte baja de tu espalda. Puedes también utilizar una bolsa de agua caliente envuelta con una toalla o darte un baño un poco más caliente que tibio para aliviar temporalmente le dolor muscular. Recuerda que la relajación es una gran aliada ya que los dolores de espalda aumentan con el estrés. Puedes también hacer ejercicios sencillos que fortalezcan tus músculos abdominales.

Dolor en el Abdomen

Los músculos y ligamentos que soportan el útero se están estirando por lo que es muy posible que llegues a sentir dolor abdominal. Este puede ser agudo y punzante o sordo. Su duración puede ser breve o durar varias horas. Es probable que llegues a experimentarlo al levantarte de la cama o de una silla. También al toser. Si este dolor es ocasional y no presentas fiebre, escalofríos, aumento de flujo vaginal, hemorragias, desmayos o cualquier otro síntoma fuera de lo normal; no tendrás de qué preocuparte. Simplemente descansa y en tu próxima visita a tu médico coméntaselo.