Durante el Embarazo
Psicológicamente

Existen una serie de dificultades psicológicas que llegan a reducir el placer sexual durante el embarazo las cuales pueden ser minimizadas. Estas son por ejemplo el tener dudas por la responsabilidad que están adquiriendo tanto emocional como financieramente. Otra situación es el temor a dañar al feto o de producir un aborto. Esto no sucede en un embarazo normal ya que la relación sexual no ejerce ninguno de estos efectos. El feto está bien protegido dentro del saco amniótico y el útero el cual está bien cerrado por un tapón de mucosidad a la entrada del cuello uterino.

¿Puede Darse Cuenta el Bebé?

Desde que tu bebé está dentro de tu útero ya tiene su propia personalidad por lo que las reacciones que tiene ante una relación sexual van de acuerdo a dicha personalidad. Hay bebés que se sienten arrullados y se duermen por el movimiento rítmico de la relación y por las contracciones uterinas que siguen al orgasmo. Otros bebés, se agitan o pueden tener movimientos más lentos durante la relación sexual y después viene un fuerte pataleo por la actividad hormonal del útero. Cualquiera de estas reacciones son normales; y en ninguno de los casos existe sufrimiento fetal. Hay quien teme que el feto pueda ver o ser consciente de la situación. Esto es imposible ya que no puede ver ni comprender lo que está sucediendo.

Es posible que durante tu embarazo, tus relaciones sexuales no hayan sido motivo de preocupación pero que conforme se va acercando el final, te preocupe que el bebé esté demasiado cerca y que la penetración lo perjudique; los médicos dicen que esto no es posible pero que en esta etapa la penetración profunda no es agradable por lo que es mejor evitarse.

Contracciones

Aunque el útero se contrae después del orgasmo, y estas contracciones pueden ser bastante pronunciadas y durar entre media hora y una hora, no son signo de que se haya iniciado el parto y no son ningún riesgo si el embarazo es normal. Sin embargo, en embarazos de alto riesgo, es probable que tu médico te prohíba el orgasmo.

En cuanto al temor de que el pene provoque una infección vaginal, esto al parecer sólo sucede si tu esposo sufre de una enfermedad de transmisión sexual. Recuerda que le feto está protegido por el útero y el saco amniótico lo cual no puede ser atravesado por el semen ni por organismos infecciosos. La mayor parte de los médicos creen que esto es así incluso durante le noveno mes, siempre que el saco permanezca entero. Pero como ya en el mes nueve puede romperse en cualquier momento, algunos médicos sugieren que el esposo utilice un preservativo durante la relación sexual en las ultimas ocho o cuatro semanas para prevenir cualquier tipo de infección.

El Ginecólogo Puede Recomendar Abstinencia

Un aspecto importante que debes tomar en cuenta es que las contracciones uterinas derivadas del orgasmo se hacen más intensas conforme avanza tu embarazo. Pero a menos que el cuello uterino esté maduro, estas contracciones no provocan el parto. Sin embargo, ya que aún no se sabe a ciencia cierta lo que desencadena el parto, y debido a que algunos estudios señalan un aumento de los partos prematuros en parejas que tienen relaciones sexuales en las últimas semanas del embarazo. Es posible que tu médico ordene abstinencia en caso de que tengas tendencia a un parto antes de término. Si tu esposo y tú se esforzaron mucho por llegar a concebir, es posible que estén encantados de tener relaciones por placer, es decir, sin tener que estar haciendo gráficas, calendarios, y sin estar tomando la temperatura.

Aspectos que Perjudican la Relación Sexual

Otro de los motivos que pueden dañar la relación sexual es la idea de que se convertirán en padre y madre. Puede llegar a suceder que tu esposo se sienta celoso ya que ahora tú eres el centro de atención o porque sienta que tu amor lo está compartiendo ahora con el bebé. O quizá seas tú quien se sienta en desventaja por el hecho de que todos los síntomas los estás padeciendo tú. Lo más importante es que todo esto lo platiquen tranquilamente pero no cuando estén en la cama.

Influencia Positiva

A pesar de que la relación sexual durante el embarazo puede ser diferente de que lo que antes habías experimentado, no existe ningún riesgo. De hecho, es positivo tanto para ti como para tu esposo el continuar manteniendo vida sexual para mantenerse unidos y relajados.

Los factores psicológicos también pueden influir de manera positiva sobre las relaciones sexuales.