A los 5 meses de edad de tu Bebé

Eczema

Eczema infantil o dermatitis atópica es una infección de la piel que suele presentarse cuando al bebé se le empiezan a dar alimento sólidos o cuando se le cambia de leche materna a leche de fórmula. O de leche de fórmula a leche de vaca. Este tipo de eczema se da también en niños que tienen familiares con antecedentes de eczema o de asma. Inicia como un brote rojizo en las mejillas y generalmente se extiende a otras regiones del cuerpo; principalmente la nuca, los brazos, las piernas y detrás de las orejas. La comezón provoca que los niños se rasquen y esto puede producirles infección. El eczema requiere tratamiento médico y debe desaparecer hacia los dieciocho meses. Consulta a tu médico al respecto, te sugerimos observar el desarrollo del eczema, de tal suerte que si prevalece consultes a un especialista.

Cuidados para el Eczema

Mantén las uñas de tu bebé tan cortas como sea posible. Quizá sería bueno que para dormir, sobre todo, le pongas unos guantes para evitar que se rasque.

Es importante limitar sus baños, es decir, deben ser de diez a quince minutos tres veces por semana ya que el contacto con el jabón y el agua aumenta la resequedad de la piel. El jabón no debe usarse en las áreas afectadas. Y para las manos sucias, las rodillas y el área del pañal se puede usar un jabón suave; el cual también es aconsejable que se use para el cabello en lugar de su shampoo normal. No debes llevar a tu bebé a albercas tratadas con cloro ni tampoco a aguas saladas.

Otro consejo es que lubriques su piel abundantemente sobre las áreas afectadas con la crema que tu pediatra haya recetado. No uses grasas vegetales ni aceites, ni vaselina.

La temperatura del ambiente debe estar controlada. Si fuera de casa el clima es muy extremoso es preferible que no salgas con tu bebé. Tu casa no debe estar ni muy caliente ni muy fría. Puedes usar un humectador de calor frío para mantener el aire húmedo pero recuerda limpiarlo con regularidad.

Evita telas sintéticas, lana, ropa con costuras y adornos ya que el sudor agrava el eczema. Lo ideal será que vistas a tu bebé con prendas de algodón suaves y flojas. Cuando él juegue en la alfombra, coloca debajo una sábana de algodón.

Evita el contacto con otros niños. El eczema no es contagioso, pero si es posible que tu bebé adquiera virus que otros niños le transmitan debido a que su piel está expuesta y vulnerable.

Cuida su alimentación eliminando cualquier alimento que parezca causar un recrudecimiento en el eczema. Todo esto bajo supervisión de tu pediatra.

Lo más importante es el tratamiento y supervisión médica. El eczema generalmente aparece y desaparece durante la infancia. Sin embargo, la piel puede quedar afectada si el eczema persiste cuando el niño ya está grande. Por eso es indispensable que tu bebé tenga la atención de un pediatra que le de una crema esteroide para extender sobre las zonas afectadas, un antihistamínico para reducir la comezón y un antibiótico por si se presenta alguna infección secundaria.