Es importante acudir con tu Odontólogo

Prevención

Lo ideal para todo tipo de problemas, incluyendo los que se refieren a los dientes es la prevención por lo que es importante que desde antes de tu embarazo cuides tus dientes y continúes durante el mismo y toda tu vida. Para lograr esto, es necesario que visites a tu dentista por lo menos una vez en el transcurso de estos nueve meses para limpieza y control. Como sabes, la limpieza es importante para quitar la placa, la cual incrementa el riesgo de caries y empeora los problemas de las encías.

Evita

Lo que debes evitar absolutamente son las radiografías a menos que tu dentista diga que es totalmente indispensable. De ser así tendrás que seguir algunas precauciones específicas. Si requieres de algún trabajo con anestesia, es preferible aplazarlo de ser esto posible ya que como sabes la anestesia puede penetrar en la sangre y llegar a tu bebé.

Cuidados

Cepilla tus dientes regularmente y utiliza hilo de seda dental siguiendo siempre las indicaciones de tu dentista. Recuerda que es importante cepillar la lengua al mismo tiempo para reducir aún más las bacterias y para mantener un aliento fresco.

Si al terminar de comer no tienes un cepillo o agua a la mano, mastica un chicle sin azúcar o muerde un poco de queso o cacahuates ya que al parecer todo esto tiene cualidades limpiadoras antibacterianas. Esto sólo mientras llegas a tu casa u oficina para poder hacer el aseo dental correctamente.

Debes alimentarte sanamente tomando muy poca azúcar refinada, sobre todo entre las comidas. Evita también entre comidas las frutas secas. Recuerda que el azúcar favorece la aparición de caries y enfermedades de las encías. Lo que debes tomar es vitamina C ya que ésta reduce las posibilidades de que tus encías sangren. Es también importante que consumas el calcio necesario para mantener tus dientes y huesos sanos y fuertes.

Como ya te hemos comentado, durante tu embarazo, tus encías, así como las membranas mucosas nasales se inflaman y llegan a sangrar fácilmente debido a las hormonas que tu cuerpo está produciendo. Por esto no debes pasar por alto que tu boca exige más cuidados que antes. Si crees tener caries o algún otro problema, pide una cita con tu dentista y no esperes a que tus encías comiencen a sangrar.

Riesgos Durante el Embarazo

En ocasiones existen más riesgos para al feto si no aplicas los cuidados necesarios a tus dientes que si los recibes. Es decir, los dientes en mal estado puede ser una fuente de infección que se puede llegar a extender por todo el cuerpo, poniéndote en peligro a ti y a tu bebé. Si las muelas del juicio te están ocasionando problemas, debes atenderlas de inmediato. Sin embargo, es fundamental tomar precauciones especiales cuando el dentista realice alguna intervención durante tu embarazo para asegurar que el suministro de oxígeno al feto no se vea afectado por la anestesia general y que no se utilice un anestésico que pueda perjudicarlo. En casi todos los casos la anestesia local será suficiente. De cualquier manera si la anestesia general es imprescindible, deberá ser administrada por un anestesista experto. En este tipo de situación, lo ideal será que preguntes tanto a tu dentista como a tu ginecólogo los pasos a seguir ya que es posible que necesites tomar un antibiótico antes de la intervención dental.

Si no te es posible masticar alimentos sólidos, será necesario que cambies tu dieta. La cual en caso de ser líquida, debe contener los nutrientes adecuados para tu bebé como son la leche, yogur, jugos sopas de crema con verduras y requesón, etc. En cuanto ya puedas comer alimentos blandos, deberás comer huevos revueltos, cereales cocidos, puré de frutas, puré de verduras y carne.