Habrá cambios en sus horas de sueño

Ahora que tu bebé ya tiene nueve meses, solamente necesitará una o dos siestas. Quizá hasta decida omitirlas pues es mucho lo que tiene que explorar y aprender en el nuevo mundo que está descubriendo. La primera siesta que seguramente evitará será la de la mañana. Sin embargo, puede ser que tu bebé hasta los dos años siga haciendo sus dos siestas; lo cual es perfectamente normal a menos que afecte a su sueño por la noche. Si decide omitir una o dos siestas, se muestra contento y esto no le afecta por la noche; todo está bien.

Pero si lo notas cansado, malhumorado, e irritable; puede ser que le esté haciendo falta tiempo de sueño. Inclusive, le puede costar más trabajo dormirse por la noche ya que el excesivo cansancio no le permite quedarse quieto. Trata de inducirlo a dormir su siesta, acostándolo en una habitación obscura donde no existan distracciones. Después de alimentarlo y cambiarlo, ponle música suave. Si esto no te da resultado, intenta pasearlo en su carriola o sacarlo en el coche. Puedes también dejar que llore.

Rutina para Dormir

El baño por la noche, no es solamente el hecho de asearlo sino también lo relaja. El agua tibia pero más calientita que fría tiene el poder de inducir el sueño. Esto es algo que puedes aprovechar. Asegúrate que su pijama es cómoda. En la recámara donde duerme tu bebé trata de eliminar todo tipo de distracciones como televisión, voces, y es conveniente que la luz sea muy tenue. Esto será dependiendo de él. Si no le gusta la total oscuridad, puedes utilizar una luz nocturna. El acostumbrarlo a contarle un cuento también podrá ayudarte mucho. Debes leer algo sencillo en voz suave y un poco monótona. Esto es porque si agregas mucho entusiasmo y énfasis, seguramente más que arrullarlo lo instarás a seguir despierto.

Cántale suaves canciones de cuna. Y abrázalo suavemente. Deja para otro momento los juegos bruscos como cosquillas, etc. Enséñalo a despedirse por la noche de papá y hermanitos compartiendo besos y adioses. Abrígalo bien, sin que resulte acalorado, colócalo en su cuna y retírate. Si llora, regresa a darle otro beso y retírate. Si continúa llorando no regreses. A esta edad de nueve meses es fácil que él sepa como lograr que estés a su lado o por lo menos lograr que te sientas mal. Quizá hasta llame: “mamá o papá”. Aunque te duela, lo ideal es dejarlo seguir llorando hasta que se canse. Pues sólo de esta manera entenderá.

Si tu bebé se queda dormido durante la última lactación, puedes tratar de darle de comer antes del baño cantarle animadamente a fin de evitar que se duerma hasta que sea su hora indicada para que no esté despertando por las noches. Si le cuesta trabajo conciliar el sueño debido a la dentición, recuerda que desafortunadamente tú no puedes hacer mucho. Y si lo acostumbras a quedarte con él hasta que se duerma, pronto te tomará la medida y no será por la dentición.