¡ Pásalo a su Propia Habitación !

Durante las primeras semanas de vida de tu bebé, es posible que esté en tu propia recámara ya que de esta manera podrás atenderlo inmediatamente. Sin embargo, en cuanto él ya no requiera de alimentación por las noches; lo mejor será pasarlo a su habitación ya que de esta manera tanto él como ustedes podrán dormir mejor puesto que no estarás levantándote a cada momento que escuches el mínimo ruido.

Adquiere un Monitor para escucharlo desde tu recámara.

Es muy importante que vigiles su sueño para evitar algún reflujo ó cualquiera anomalía, si adquieres un monitor podrás escuchar cualquier detalle en torno a tu bebé, así mismo él no despertará con el sonido de tus pasos. Inclusive la intimidad entre ustedes será inhibida si tu bebé está en la misma habitación.

Posteriormente será más difícil.

De hecho, el intentar hacer este cambio más adelante cuando él ya se haya acostumbrado a dormir con ustedes te resultará algo difícil. Si no es posible que tenga su propio espacio y necesitará compartir la recámara con algún hermanito, quizá al principio resulte complicado para ambos. Pero poco a poco se irán acostumbrando. Lo que es un total error y debes a como de lugar evitar es el hecho de compartir la misma cama con tu bebé ya que esto le ocasionará varios problemas entre los cuales se encuentra la falta de confianza en si mismo ya que sólo se sentirá seguro al lado de sus padres y el día que quiera pasarlo a su propia cuna o cama te resultará tremendamente difícil.

El hecho de dormir en la misma cama no permite ni que él ni ustedes duerman bien. Puede ocasionar inclusive problemas dentales ya que propicia el hecho de estar comiendo por la noche ya sea porque está tomando continuamente leche materna o hasta del biberón. La leche que se queda en la boca al estar dormido produce caries. Hay riesgos de accidente ya que tanto tu como tu esposo pueden lastimarlo al voltearse dormidos e inclusive hacer que caiga al suelo. La intimidad entre ustedes será también difícil. Y a pesar de que no hay certeza de que tu bebé pueda sufrir impacto emocional al verlos haciendo el amor; sí se le puede perjudicar teniendo un poco de mayor edad. Si el dormir en la misma cama continua hasta la edad escolar, le ocasionará burlas de sus compañeros. Lo que sí puedes hacer es llevar a tu bebé por las mañanas a tu cama para alimentarlo, jugar con él y consentirlo.