Durante los tres primeros años está demostrado que una estimulación adecuada contribuye a desarrollar las capacidades de los niños. Por este motivo es recomendable que los niños crezcan rodeados de estímulos psicomotrices y sensoriales.

estimular-la-inteligencia-desde-el-primer-diaHasta los seis años, tu hijo dispone de un potencial que no volverá a tener en toda su vida. A esta edad, el niño ya ha aprendido a caminar erguido, a reconocer un objeto mediante el tacto ,a entender el lenguaje oral, a leer, a hablar en un lenguaje abstracto, simbólico y convencional, a escribir.

Nuestro hijo más posibilidades de éxito tendrá cuanto más automatizadas tenga estas funciones cuando empiece la escuela. Es fundamental para ello que el ambiente que rodea al niño sea culturalmente rico y que sus padres den al niño oportunidades de tocar, ver, oir y moverse desde el primer día.

Afortunadamente, cada vez hay más parvularios, incluso algunas instancias educativas, que se están dando cuenta de la necesidad de proporcionar a los niños pequeños oportunidades de aprender. No se trata de hacer superdotados, ni de pretender que nuestros hijos sean unos genios. Pero sí se trata de ayudarles a que desarrollen todas las capacidades que llevan dentro para que sean unas personas equilibradas e inteligentes.

Las  funciones humanas superiores sólo pueden llegar a su máximo potencial, si se conceden al niño oportunidades de aprendizaje, durante estos primeros años de especial desarrollo neurológico.