Un bebé, como los adultos, puede sufrir estreñimiento, aunque no es tan frecuente como en estos. Como norma general, un bebé no debe presentar estreñimiento ya que uno de los beneficios de la lactancia materna es regular el transito, en especialmente por la presencia de lactosa en esta dieta. Este se produce casi siempre cuando introducimos leche suplementaria (de fórmula o polvos), o cuando empezamos a introducir sólidos en su dieta.

La leche un factor de estreñimiento en los bebés

Cuando sustituimos la leche materna por una artificial no es raro que el cuerpo del bebé reaccione con algo de estreñimiento; las heces cambian de color y se vuelven más duras. Si el bebé padece molestias al defecar es probable, además, que retenga voluntariamente este reflejo, agravando el cuadro de estreñimiento.  El bebé también puede presentar estreñimiento durante el desarrollo de una enfermedad, puesto que normalmente pierde apetito y come menos; al suceder esto, el organismo, que sigue teniendo necesidad de hidratación, tiende a absorber agua de las heces, desechándolas.

beb

Si el bebé ha empezado a tomar sólidos, intenta equilibrar al máximo su ingesta, vigilando no excederse con las recetas con arroz, plátano o zanahoria, e introduciendo fibra en ellas: ciruela, albaricoque, zumo de ciruela… Si el estreñimiento se produce al incorporar leche de fórmula será suficiente, casi con toda seguridad, cambiar de marca.

Cuando detectamos que el bebé sufre de estreñimiento y sus deposiciones se van espaciando, siempre es útil fomentar que haga ejercicio físico, estimulándole para que gatee o se mueva más, aquipuedes ver algunos de ellos. Un masaje en la barriguita, en el lado izquierdo por debajo de la línea del ombligo también puede resultar útil.Aunque sea un cuadro de estreñimiento, consulta con un médico.

En caso de duda, es importante consultar al médico. Nunca le suministres un laxante para el estreñimiento sin haber consultado con el médico previamente. El doctor puede decidir darle algún suplemento o cambio en la dieta, recetarle algún medicamento ablandador de las heces, o incluso supositorios de glicerina. Si el bebé ha desarrollado rojez en el ano de resultas de sus esfuerzos por hacer de vientre, puedes aplicarle alguna cremita suave a base de áloe vera, y recuerda mantener esa zona limpia y seca tanto como sea posible.