¿Desde Ahorita? ¡Claro…!

La organización es algo que si lo inicias desde temprana edad, será de gran beneficio tanto para ti como para tu bebé.

A los Tres Meses, tu bebé, seguramente ya ha establecido su propio horario. En el cual despertará todas las mañanas a la misma hora para desayunar; permanecerá un rato despierto y después de su siesta tendrá apetito y volverá a dormir y a comer.

Establece un Horario

Por la tarde, estará despierto por un periodo un poco más largo antes de volver a comer y dormirse. Es conveniente que si para la hora de dormirte, él aún no ha pedido alimento, lo despiertes para que de esta forma pueda dormir hasta el amanecer. A los tres meses, tu bebé podrá dormir seis o más horas continuas. Sin embargo, si el horario que ha establecido es diferente al anteriormente mencionado pero te permite llevar una organización en sus comidas y siestas; todo está bien. Pero si no tiene hora para comer, dormir, jugar, etc. será indispensable que lo ayudes a que vaya acostumbrándose a que debe seguir cierto esquema. Para iniciar, es importante que su baño, sus actividades como paseos, juegos, etc. sean a la misma hora. Así mismo, es importante que si tu bebé quiere estar comiendo todo el día, observes si está nutriéndose adecuadamente y si tu producción de leche es suficiente. Puede ser también que lo que tiene es aburrimiento y busca algo que hacer. En este caso será necesario que lo distraigas con algún juguete o cualquier otra cosa que le guste para estimularlo y que coma un poco después. El hecho de establecer un horario será benéfico para toda la familia. Es decir, si tu permites que tu bebé se desenvuelva a su entero gusto; es probable él que no les permita a tu esposo y a ti momentos de soledad. Así mismo, en un futuro le costará mucho trabajo entender que en la vida todo se rige a base de reglas y horarios. Te será difícil que se levante para llegar a tiempo a la escuela y tendrás serios problemas con el cumplimiento de sus tareas escolares. Esto no significa que debas crear un ambiente rígido que acabe con la tranquilidad familiar. Es simplemente implementar estructuras para horas de dormir y comer. Si encuentras obstáculo departe de tu bebé puedes ayudarte llevando a cabo algunas rutinas para ir controlando un poco su carácter.

Despierta por las Noches para Comer

Es probable, sobre todo si tu bebé está siendo alimentado a base de leche materna, que aún despierte por las noches con apetito. Esto es normal y no es el momento de corregirlo. A menos que esté pidiendo varias comidas durante la noche. En este caso, será necesario poco a poco ir reduciendo el número de lactaciones a esta hora. Si cuando tenga cinco o seis meses, continua despertando para comer; lo más probable es que sea ya costumbre y no necesidad. Puedes ayudarlo poco a poco a dormir mejor.

Destete

Ahora que tu bebé tiene tres meses, es el momento más fácil para el destete si piensas regresar al trabajo o si has pensado iniciar a temprana edad con la fórmula. Ya que a los seis meses te será un poco más difícil si no le has ido introduciendo el biberón. Para este fin, es necesario que poco a poco al rededor de la sexta semana le vayas dando biberones ya sea con leche materna o de fórmula. Conforme él se vaya acostumbrando y acepte el biberón será importante que ya no te extraigas leche para que vaya disminuyendo la producción de la misma. La última lactación que debes quitarle es la de la noche ya que esta es en la que existe mayor posibilidad de estar juntos. Puedes poco a poco eliminar todas las lactaciones o dejar solamente la última hasta que desaparezca tu producción.

Niñera

Está comprobado que si tu bebé pasa la mayor parte de su primera infancia gozando de tu compañía, la de su papá o la de ambos, se convertirá en un niño seguro de sí mismo y con plena confianza ya que tiene la seguridad de que es plenamente amado por ustedes. Y que si en un momento dado necesitan salir; no hay ningún problema ya que regresarán pronto y justo a la hora prometida. Así mismo él sabe que la persona que en ese momento lo cuidará es totalmente confiable. Estos primeros meses te será un poco difícil salir de casa sin él; sobre todo si lo estás alimentando a base de leche materna. Conforme vaya creciendo y duerma toda la noche, podrás lactarlo a las 8 o 9 p.m. y asistir a tu compromiso sin mucha preocupación. Si necesitas salir antes de la hora que él habitualmente se acuesta, puedes hacer que se salte la siesta de la tarde para poder acostarlo dos horas antes. Es indispensable que siempre dejes el número telefónico de donde estarás para que la persona que esté al frente pueda encontrarte y tu estés dispuesta a acudir inmediatamente. Otra opción dependiendo de las circunstancias es que lleves a tu bebé y la niñera contigo para que ella lo cuide pero en cuanto requiera ser alimentado, estés al instante. Si tu compromiso, es fuera de la ciudad, lo más aconsejable es que lleves contigo a toda tu familia y a la niñera o que contrates una en el lugar donde estarás. A los tres meses, tu bebé no sentirá tu ausencia siempre y cuando sea por unas cuantas horas y estén resueltas sus necesidades. Esto es que si acaso tienes que ausentarte por cierto tiempo con tu esposo, puedes dejarlo al cuidado de algún familiar o niñera pero será importante que le dejes leche extraída para que se le de en biberón. Será hasta los nueve meses cuando tu bebé sienta la angustia de la separación y temor a los extraños. Es muy importante que cuando dejes a alguna persona al cuidado de tu bebé, le indiques exactamente donde está lo que tu bebé necesitará como pañales, ropa, talco, ungüento, medicamentos con su respectiva indicación de horarios, etc. Así mismo es indispensable que conozca donde está la cocina, recámara de tu bebé, botiquín y demás. Por escrito en una libreta déjale todas las recomendaciones para que no olvide nada. Explícale como cambiar y asear a tu bebé. Indícale cual es su juguete favorito y coméntale cualquier tipo de reacción especial que tu bebé tenga. Por ejemplo si vomita con facilidad. Asesórala en cuanto a la forma más sencilla de tranquilizarlo si llora, así como de sacarle el aire. Dale instrucciones precisas en cuanto al tipo y cantidad de alimentación. Así mismo, es muy importante que le digas quién está autorizado a entrar a la casa. Déjale los números telefónicos que pudiese necesitar como el del médico, el del lugar donde vas a estar, el de algún vecino y el de familiares que puedan ayudarla en un caso determinado. También es importante que le dejes dinero para un taxi en caso de que tenga que salir de urgencia al médico. Esto se lo puedes dejar pegado en un sobre en la libreta donde le escribas todos los puntos a seguir. Recuérdale las reglas de seguridad para evitar riesgos con tu bebé.