Como bien sabes, mientras duermes, tu mente no tiene descanso; al estar embarazada tu bebé se está desarrollando durante las 24 horas del día por lo que es posible que tengas problemas para conciliar el sueño. Algo fundamental es que no estés en tu habitación si no es para dormir ya que psicológicamente tu cuerpo sabrá que al llegar a tu cama tendrás que descansar. Mantén tu mente despejada de preocupaciones y problemas tanto del trabajo como de tu familia cuando te dispongas a acostarte. Quizá necesites dormir menos de lo que crees por lo que será conveniente que te acuestes un poco más tarde para que puedas descansar mejor. De hecho el no dormir bien no afectará a tu bebé ni a ti y a veces el preocuparte por no poder hacerlo puede resultar más estresante que la propia falta de sueño.

Para contrarrestar el Insomnio

Es conveniente que hagas suficiente ejercicio ya que de esta manera tu cuerpo estará dispuesto para el descanso.

Es importante que este ejercicio no lo lleves a cabo antes de dormir ya que resultaría contraproducente puesto que la elevación del estado de ánimo producida por el ejercicio puede impedir que entres en un sueño profundo al acostarte.

Establece una Rutina

Es muy conveniente que establezcas una rutina para irte a dormir. Por ejemplo después de cenar, enfócate en actividades relajantes como la lectura sencilla; es decir, nada que tengas que estar asimilando; o viendo algún programa de televisión que no incluya violencia o suspenso que te mantenga despierta en lugar de arrullarte. Escucha música clásica o instrumental. De hecho hay discos que puedes encontrar con música para relajarte o conciliar el sueño. Un baño caliente y un masaje en la espalda o hacer el amor pueden ser buenos aliados para contrarrestar el insomnio.

Toma tu cena sin prisas, masticando bien cada bocado y de preferencia sentada en la mesa relajadamente con una amena conversación con tu familia; en lugar de hacerlo en la cama sobre una charola viendo la televisión. Recuerda también que una cena abundante puede perjudicar tu sueño. Por lo que te recomendamos algo ligero como galletas de cereales integrales endulzadas con fruta y un vaso de leche, fruta, queso o jugo de manzana endulzado para mantener los niveles de azúcar altos en la sangre.

Ventilación

Para el insomnio, la ventilación juega un papel importante ya que el estar en un ambiente sofocante no te ayudará a conciliar el sueño. Si no es invierno, puedes inclusive dejar una ventana abierta. Asegúrate de que tu habitación no esté ni demasiado caliente ni demasiado fría. Ponte cómoda y procura que el colchón de tu cama sea firme y la almohada sea un buen apoyo. Es recomendable que te acuestes de lado ya que conforme tu embarazo avance esta posición te resultará más cómoda. No te duermas tapándote la cabeza ya que de esta manera tu oxígeno disminuirá y lo que estarás respirando será tu dióxido de carbono lo cual te puede ocasionar dolor de cabeza o ritmo cardiaco anormal.

Otras Situaciones

Si tienes que ir al baño a orinar varias veces por la noche y esto es lo que te impide dormir correctamente, te aconsejamos reducir tu ingestión de líquidos a partir de las 4 de la tarde. Es importante que no trates de retener la orina durante el día ya que esto la aumentará por las noches.

Lo primordial es que no recurras a medicamentos o a alcohol para dormir ya que esto puede dañar a tu bebé además de no ayudarte realmente en tu necesidad. Evita la cafeína la que se encuentra en el café, el té y en los refrescos de cola. Evita también grandes cantidades de chocolate después del mediodía.