Puede ser que lo haga…

Si tu bebé está intentando comenzar a caminar, aliéntalo y no te preocupes en si es la edad adecuada o si puede lastimar sus piernitas por ser temprana edad. El organismo es muy sabio, por lo tanto, si él ya quiere efectuarlo es porque ya está preparado. Lo que es importante es que sigas el ritmo que él mismo determine. El hecho de que en algún momento llore, no se deberá a dolor físico; sino a frustración por caerse y no poder lograrlo tan fácilmente.

En ese momento es conveniente que suavemente lo ayudes a sentarse, si está de pie. O lo entusiasmes en su siguiente intento. Esto puede llevarle algunos días o quizá hasta semanas.

Recuerda que es necesaria la práctica para que él tenga éxito. Es decir, dale libertad de estar en el piso y no lo limites a la cuna o al corralito. asegúrate que objetos en los que él se pueda apoyar como mesas, sillas, estantes, etc. estén bien afianzados para evitar que se lastime. Otros como lámparas de pie, quizá sea preferible guardarlos temporalmente. Si tienes mesas con cubiertas de vidrio o esquinas agudas, protégelas con algo acolchonado. Recuerda retirar los adornos delicados que pueden romperse y causar daño a tu bebé. Si tienes lavaplatos no le dejes la puerta abierta. Revisa que no haya cables eléctricos sueltos, o estorbando su paso ya que podrían ocasionarle una caída. Tampoco debe haber periódicos, bolsas de plástico o líquidos derramados en el piso. Si te es posible mantenlo descalzo o bien con zapatos antiderrapantes. En cuanto tu bebé empiece a ponerse de pie por si mismo, no tardará en empezar a caminar por lo que debes tomar en cuenta estas recomendaciones en todas las habitaciones donde él tenga acceso.

Pie Plano

La mayoría de los niños tienen pie plano. Esto es ocasionado por varias causas. Una puede ser el hecho de que como los bebés no caminan, los músculos de sus pies no se han ejercitado como para desarrollar el arco. Otra quizá es que en su pie gordito es difícil distinguirlo. En muchos niños, esto se va borrando poco a poco con los años, y cuando el pie llega a su desarrollo completo, el arco estará bien formado. En otros casos será necesario visitar a un ortopedista para corregir esto con plantillas o zapatos especiales.