¡ Felicidades cumplió los 9 meses… !

En cuanto a la lactancia, si aún sigues alimentando a tu bebé puede ser que él siga encantado hasta que tú decidas destetarlo. Sin embargo, puede ser también que él esté perdiendo el interés y la concentración. Quizá se retire pronto o se distraiga con facilidad. Esto puede deberse a que el niño esté pasando por un periodo de ajuste nutricional o que el sabor de tu leche haya cambiado debido a cambios hormonales. Posiblemente, debido a que está comiendo más alimentos sólidos y leche de vaca; es que la lactancia ya no es importante para él.

O quizá es que le resulta incómoda la posición. Antes de destetarlo, asegúrate que no se trata de un aspecto ambiental lo que lo distrae. Intenta alimentarlo en un lugar tranquilo sin ruidos y con luz baja. Si aún así no quiere comer, puede significar que está listo para el destete. No es posible obligar a tu bebé a lactar si él no lo quiere. El destete debe ser gradual por conveniencia de ambos. Tanto por la salud de él como para dar a tu pecho la oportunidad de reducir lentamente la producción para evitar una congestión dolorosa. Pregunta a tu médico qué tipo de leche puedes darle. Elige entre continuar con el biberón o intentarlo con vaso entrenador.

Bebés Caprichosos

Tu bebé comerá lo que su cuerpo necesita para crecer y vivir. Ya que hasta los más caprichosos bebés, se las ingenian para comer lo suficiente. El obtiene la mayor parte de sus nutrientes de la leche que toma y de los sólidos. Es conveniente que le des adicionalmente gotas de hierro y vitaminas. A los nueve meses aumenta la ingestión de sólidos y disminuye la de leche. Por esto es importante que balancees su alimentación. En esta etapa quizá a él le gustará comer lo mismo durante varios días. Incluso por ejemplo te pedirá cereal tres veces al día, lo cual es normal. Y es bueno que le des gusto siempre y cuando la alimentación sea completa.

No le des Purés

A esta edad es conveniente que la textura de sus alimentos ya no sea de puré

Pan de Trigo Entero

Es importante que su nutrición sea completa. Si tu bebé quiere pan. Proporciónaselo de trigo entero al igual que galletas o cereales. Ya sea que compres o prepares los de mejor régimen alimentario.

Agrega sabores

No debes darle nada a la fuerza a tu bebé. Pero es necesario que poco a poco vayas agregando sabores. Puedes untarle queso crema a su pan. Gratinar queso sobre su calabaza, en fin, hacer combinaciones nutritivas para ir acostumbrando su paladar a comer lo más sano. La variedad en sus alimentos es indispensable para que no le aburran estos sabores.

No le Quites el Apetito

Es importante que no des muchas tomas de leche o jugo a tu bebé al día ya que no querrá comer correctamente. No debes darle más de tres biberones de fórmula y dos porciones de jugo. Si aún está lactando, no puedes tener control de la cantidad pero ten por seguro que tres o cuatro tomas le quitarán el apetito. Limita el refrigerio a uno por la mañana y otro por la tarde. Sin embargo, si tu bebé no desayunó o comió bien puedes aumentar un poco la cantidad en el refrigerio correspondiente.

Aliméntalo con Amor

Nunca debes mostrar enojo o desagrado su tu bebé desvía la cabeza para no comer. Sonríele y demuéstrale todo tu amor. El debe sentir que come porque tiene hambre y no porque tú quieres que coma. Si no quiere comer más, retírale el plato. Tu bebé puede perder un poco el apetito debido a un resfriado o alguna otra enfermedad sobre todo si hay fiebre. Sin embargo, si su pérdida de apetito va acompañada de falta de interés en su entorno, lentitud en su desarrollo y poco aumento de peso, será necesario consultar con tu pediatra.

Permítele Comer Solo

Puedes darle a tu bebé una cuchara para que mientras tú lo alimentas, él vaya ensayando. probablemente, al inicio solamente ensuciará y no logrará comer pero recuerda que la práctica hace al maestro y pronto lo logrará. Al mismo tiempo, conseguirás que esté ocupado y acepte fácilmente su alimento. El siguiente paso será incluir en su comida, alimentos que pueda tomar con su mano para que él mismo los pueda llevar a su boca. Puedes darle también un vaso entrenador. Puede ser que tu bebé te permita darle de comer mientras él lo va intentando al mismo tiempo. Sin embargo, es posible que él quiera hacerlo todo solo. En este caso, tendrás mucho que limpiar al terminar, pero en poco tiempo él estará comiendo solito.