Un bebé no trae bajo el brazo el manual de cómo cuidarle; aunque al embarazarse es común recibir un sinfín de recomendaciones de madres con experiencia, no implican que todas sean ciertas. Aprenda a identificar las cosas que no debe hacerle a los bebés tome nota y con mucho amor y paciencia tendrá éxito en esta nueva etapa.

Las principales cosas que jamás debería hacerle a su bebé:

1.      Acostarle boca abajo para dormir:

Aunque en el pasado, se creía que acostar al bebé boca abajo era la mejor postura para el bebé por ayudarle a expulsar gases y prevenir riesgos de asfixia por vómito; hoy se considera que la posición incrementa las posibilidades de muerte súbita por asfixia; evite riesgos innecesarios y acuéstele boca arriba.

2.      Dejar de sacarle los gases:

Insista hasta que su bebé eructe luego de alimentarlo, será la manera ideal de prevenir cólicos pues expulsará los gases generados y fomentará su descanso pues no se despertará por el dolor.

3.      Prolongar su llanto:

Es normal que como madre tenga momentos en los que sus ocupaciones le impidan atender rápido al bebé; sin embargo, debe recordar que la única manera de comunicarse y demandar atención es llorar. No se trata de pasar todo el día con él encima, sino de evitar que llore por demasiado tiempo ya que podría ser contraproducente al generarle sensación de angustia e incrementar estrés que más tarde se transformará en inseguridad, dependencia y posibles daños en su desarrollo emocional e intelectual.

4.      Dejarles solos o desentendidos:

No crea que por ser pequeño, su bebé no se moverá si lo deja solo, recuerde que tiene la capacidad de voltearse pudiendo lastimarse a consecuencia de una caída; de hecho, la mayoría de los casos de golpes en los bebés es producto de caerse desde la cama o carriola en un descuido de los padres.

5.      Castigarlo físicamente:

En lugar de optar por darle una palmada a su bebé porque se esté portando mal, mírele fijamente a los ojos y háblele con voz firme. El castigo físico solo trae consecuencias negativas, haciendo que más tarde se convierta en un niño de baja autoestima y/o agresivo.

6.      Sacudirlo o zarandearlo

Es común ver a padre que, a manera de juego, sacuden o zarandean al bebé cuando llora a fin de intentar calmarle; si bien a veces funciona, las secuelas de esta acción pueden ser irreversibles a consecuencia del Síndrome del Bebé Sacudido. Se trata de un traumatismo en el que el cerebro del pequeño se mueve de adelante hacia tras dentro del cráneo provocando desde daños en el cuello, hasta:

  • Contusiones y hemorragias
  • Daños cerebrales permanentes
  • Pérdida auditiva, ceguera o trastornos del habla

7.      Permitir el contacto con bacterias y virus:

Antes de manipular a su bebé, lávese las manos con agua y jabón neutro a fin de evitar el contagio de enfermedades por virus y bacterias; es de igual importancia impedir el contacto con personas que presenten síntomas de resfriado o gripe, no olvide que su sistema inmune es delicado y que un contagio podría acarrear complicaciones severas.