Durante el Tercer mes de tu Embarazo

Ahora que estás embarazada, no puedes recurrir a tu botiquín para obtener una pastilla que termine con dolores de cabeza o cualquier otra molestia. Generalmente este tipo de síntoma así como el cansancio, la tensión, el apetito, sensibilidad de los senos, etc. es ocasionado por los cambios hormonales que estás experimentando. Una de las alternativas que pueden ayudarte es el relajarte por medio de la meditación o yoga. Para esto puedes comprar un libro que te indique ciertas técnicas y ejercicios o tomar un curso. Si esto no es lo ideal para ti quizá el recostarte un rato con los pies en alto y con la luz apagada pueda beneficiarte.

Descansa

Recuerda también que este primer trimestre de tu embarazo y el último son en los que sentirás mayor cansancio por lo que es conveniente que te des tiempo necesario para descansar. Si trabajas o tienes ya otros niños que cuidar, es importante que busques algún momento del día durante el cual te sea posible relajarte. En ocasiones el dormir demasiado por la noche puede ser causa de dolores de cabeza.
Posición

La postura de tu cuerpo también puede llegar a causarte dolor de cabeza. Por ejemplo si realizas alguna actividad como la costura, lectura, manualidades o algo que te mantenga en una posición de este tipo durante un largo periodo puedes sentir jaqueca por lo que te sugerimos vigiles tu postura.

Ruido

Si el ruido te molesta, intenta mantenerte a distancia del mismo; es decir, evita la música en volumen alto, no acudas a lugares muy concurridos como centros comerciales, restaurantes, fiestas, etc. Es importante también que la temperatura de la habitación donde te encuentras sea la adecuada; es decir, que no te sientas acalorada. Así mismo la ventilación del lugar es fundamental ya que si te encuentras donde hay humo de cigarro puedes tener dolor de cabeza. Si te es posible evita este tipo de ambientes o por lo menos salte un rato para desembotarte.

Azúcar

Los dolores de cabeza también pueden ser ocasionados por baja cantidad de azúcar en la sangre. Para mejorar esta situación es importante que no te saltes ninguna comida y que tengas siempre a mano un refrigerio rico en carbohidratos complejos y en proteínas.

Estrés

Si tu dolor de cabeza es ocasionado por la tensión, relájate y coloca hielo en tu nuca por unos 20 minutos manteniendo tus ojos cerrados. Adquiere una bolsa de las que contienen gel para que cuando la necesites simplemente la saques del congelador o utiliza una bolsa de plástico con el hielo.

Si tu dolor de cabeza persiste a pesar de intentar remediarlo y si a la vez tienes temperatura, problemas de visión, o hinchazón en tus manos o en tu cara, será necesario que llames inmediatamente a tu ginecólogo.

Migraña

Como sabes la migraña es un dolor de cabeza especial cuyo desarrollo está relacionado con el estrechamiento de los vasos sanguíneos de la cabeza, seguida por una dilatación o apertura repentina. Esto interfiere con el flujo sanguíneo y causa dolor y en ocasiones otros síntomas como cansancio, nauseas con o sin vómito, diarrea, sensibilidad a la luz y algunas veces un estado brumoso un zigzagueo en uno o en ambos ojos, hay quien incluso llega a sentir hormigueo o entumecimiento de un brazo o de un lado del cuerpo, mareo, zumbido en los oídos, lagrimeo, secreción nasal entre otros. Cuando llega el dolor de cabeza después de unos minutos o unas horas del primer síntoma, es intenso y palpitante; generalmente se localiza de un lado pero puede extenderse hacia el otro.

Si sufres de migraña, es posible que durante tu embarazo, estos dolores se incrementen o incluso disminuyan. De hecho el motivo de ésto es aún desconocido. Sin embargo, si antes de tu embarazo has padecido migraña, lo mejor es que estés preparada. Evita el chocolate, el queso, el vino tinto y el café. Quizá el recostarte con la luz apagada o el sumergir la cara en agua fría pueda ayudarte. De cualquier forma consulta con tu médico lo que puedes hacer en este caso. Si nunca has padecido migraña y de repente experimentas síntomas similares a los antes mencionados, deberás comentarlo de inmediato con tu médico ya que puede estar ocurriendo una complicación en tu embarazo.

Dolor en el Pecho

Otro de los dolores desagradables a los que te puedes enfrentar es al de los senos. En este caso, para aliviar puedes aplicar compresas frías y calientes en dónde sientes el dolor, alternándolas por periodos de 30 segundos hasta que llegues a un total de 10 minutos cuatro veces al día.