El momento del parto es un momento complicado para todos los bebés y mamás y supone un trauma ya que se sufren empujones, restricciones y presiones.

Durante el momento del nacimiento muchos bebés adquieren malas posiciones debido a las limitaciones que encuentran al salir por un canal tan estrecho. Mediante técnicas indoloras, delicadas y realizadas con mucho cuidado por especialistas osteópatas y fisioterapeutas se pueden provocar movimientos muy leves para ayudar el desarrollo fisiológico del bebé y mejorar su salud.

Osteopatía-en-niños

Es importante tener en cuenta que muchas de las dolencias de espalda, cervicales, pelvis o cabeza que se tienen de mayor se producen exactamente en el momento de nacimiento del bebé ya que una mala postura o un pequeño empujón mal hecho puede producir una alteración en el crecimiento del niño.

Para evitar disfuncionalidades es conveniente acudir a un osteópata y aplicar un pequeño tratamiento en el bebé que puede variar desde únicamente 4 sesiones a 20. Para mayor tranquilidad de los padres, los adultos pueden asistir en directo a estas prácticas y cerciorarse de que estas técnicas se realizan con total cuidado y seriedad.

Además, en caso de ser necesario la disciplina de la osteopatía es totalmente compaginable con medicamentos u otros tratamientos preventivos ya que sirve únicamente para paliar desajustes que se han producido en el organismo del bebé.

Osteopatía en niños2

Entre los principales desajustes que se pueden dar en un bebé a la hora de dar a luz encontramos los cólicos de lactante, diarreas, problemas digestivos, vómitos, tortícolis, trastornos de sueño, irritabilidad, otitis o dolores de cabeza. Todas estas dolencias se pueden solucionar con prácticas como la osteopatía y los bebés pueden dejar de sufrir de inmediato estas molestias.

Para más información sobre los beneficios de la osteopatía en niños recién nacidos podéis consultar la página web de osteópatas en Madrid. Espero que este artículo os haya servido de ayuda.