Entérate….
No hay motivo para preocuparse a este respecto ya que la pérdida de sangre que existe durante un parto natural generalmente va de un cuarto a medio litro de sangre. Y en la cesárea de medio a un litro. Esto no representa problema dado que el volumen sanguíneo durante el embarazo ha aumentado de un 40 a un 50%.

Sin embargo, si existe algún motivo por el cual sientas preocupación por esto, lo mejor será que lo platiques con tu médico. De esta manera estarás tranquila pues habrán tomado tu médico y tú la decisión anticipada por cualquier cosa en cuanto a quién es la persona compatible con tu tipo de sangre para efectuar la donación. Como sabes, una autodonación sería un problema a finales de tu embarazo ya que podría hacer disminuir demasiado el volumen sanguíneo y producir anemia.