Preeclampsia o Toxemia

A pesar de que te sientas muy bien y hayas llevado un embarazo normal y en calma, es indispensable que las visitas a tu ginecólogo sean periódicas ya que basándose en ellas se pueden detectar los primeros signos de algún problema como lo es la toxemia. Cada vez que vas a consulta él checa tu presión arterial con lo que verá que todo vaya en orden.

A la toxemia también se le conoce como preeclampsia, eclampsia o hipertensión inducida por el embarazo HIE. Es poco común. De hecho, su forma más benigna sólo se da en un 5 a 10% de los embarazos y en la mayoría de estas situaciones fue porque la madre llegó al embarazo con una hipertensión crónica.

La Toxemia es más frecuente durante el primer embarazo y después de la semana 20 de gestación. Cuando se reciben los cuidados prenatales regulares es posible diagnosticarla y tratarla pronto para evitar complicaciones.

En caso de experimentar un aumento de peso súbito que aparentemente no se relacione con exceso de alimentación; inflamación grave de manos y cara, dolores de cabeza sin explicación y/o trastornos en la vista, será necesario que llames a tu médico.