Si tu Bebé no Duerme Toda la Noche

Recuerda que todas las personas despertamos durante la noche.

Para este mes tu bebé ya debe estar durmiendo hasta el amanecer. De no ser así, esto es algo que tu no le puedes enseñar pero sí puedes ayudarle a lograrlo.

La única manera es que le des la oportunidad no alimentándolo cuando despierta ni arrullándolo pues de esta forma siempre necesitará de tu apoyo para volver a conciliar el sueño. Posiblemente esto te llevará varias noches. Si ya antes lo habías intentado sin resultado alentador. Hazlo ahora otra vez y quizá ya sea el momento de conseguirlo. Sigue los consejos del sexto mes para que te sea más fácil lo que necesitas emprender.

Si Aún No se Sienta

Alrededor de los seis meses y medio tu bebé ya podrá sentarse sin apoyo. Sin embargo puede ser que desde los 4 meses lo haya hecho o que se demore hasta los nueve. Esto no es para preocuparse. Recuerda que en todo lo que tu bebé hace, necesita de tu ayuda. Es decir, si la mayor parte del tiempo, está acostado, no es fácil que se siente ya que no ha tenido la oportunidad de practicar. Es lógico también que si tu bebé tiene un poco de sobrepeso, le cueste un poco de mayor trabajo el sostenerse. Si tú crees que él no se está desarrollando correctamente, consulta a tu pediatra.

Si tu Bebé tiene Manchados sus Dientes

Las vitaminas líquidas y el suplemento mineral suelen manchar los dientes en tonos gris. Esto no los perjudica y desaparecerá en cuanto tu bebé pueda tomar el hierro en tabletas masticables. Mientras esto sucede, cepíllale los dientes o límpiaselos con gasa inmediatamente después de darle el suplemento para evitar que la mancha penetre. Si tu bebé no ha estado tomando hierro líquido pero utiliza el biberón de leche o fórmula para quedarse dormido o durante el día para entretenerse, entonces las manchas se deben a esto y puede tener caries o algún otro problemita. Es importante en este caso consultar con un dentista pediatra.

Si tu Bebé es Goloso

La hora de la comida, debe ser de etiqueta. Es decir, es importante que en ese momento, enseñes a tu bebé que el alimento se lleva a la boca con la cuchara. Y que al estar sentado a la mesa, es necesario cumplir con ciertas reglas. Sin embargo, a la hora del refrigerio él podrá tomar con su propia mano una galleta o un panecillo y será una gran hazaña el conseguir llevárselo a la boca por sí mismo. Esto no significa que podrá ensuciar y hacer todo lo que él quiera; ya que deberá estar sentado de preferencia en su sillita alta para que esté seguro. Pues si le permites que coma mientras gatea o juega, es posible que se lastime. Por supuesto que si está en su carriola o en la silla del coche, ahí puede tomar su refrigerio siempre y cuando no se le maneje como premio por permitir sentarlo ahí. Es decir, no se lo des siempre que lo coloques en este tipo de asiento ya que corres el riesgo de que él lo asocie y piense que inmediatamente después de ocupar su lugar, tendrá su recompensa. Recuerda que como el estómago de tu bebé es pequeño; se llena y se vacía pronto. Es por esto que no es posible que resista de una comida a otra sin tomar algo en el intermedio. Además es casi imposible darle a tu bebé todos los nutrientes que necesita en tan sólo tres comidas. Un bocadillo, le da a tu bebé el respiro que requiere cuando está cansado de jugar. A esta edad, se lleva todo a la boca, por esto lo ideal es que en lugar de que se meta juguetes a su boquita, prefiera un refrigerio. Otra ventaja de darle un bocadito entre comidas, es que te facilitará el destete. Ya que comerá lo que le ofrezcas en lugar de pedirte el pecho o un biberón. De hecho, el dar a tu bebé un refrigerio entre comidas también puede tener sus desventajas.

Evita darle alimento muy cerca de su hora de comer ya que esto puede perjudicar su apetito. Es preferible dárselo a la mitad del tiempo entre una comida y otra. No lo acostumbres a tener siempre algo en la boca ya que esto le traerá malos hábitos, caries y problemas de sobrepeso. Lo indicado será un bocadillo por la mañana, otro por la tarde y el tercero al anochecer. Si la comida se demora más de lo habitual, puedes hacer una excepción y darle algo. No le ofrezcas una golosina, si está aburrido. En este caso es mejor distraerlo con un juguete. Si se ha lastimado lo ideal será darle un abrazo y no comida. Y si realizó una hazaña digna de premio, felicítalo en forma verbal y entusiasta. Comer a toda hora perjudica la nutrición. Así que aunque tu bebé prefiera estar comiendo todo el día y evitar el sentarse a hacer una comida formal, no se lo permitas. El hecho de tener un adecuado horario para alimentarse favorece los requisitos nutricionales. Además ayuda en las relaciones sociales pues le da a tu bebé la oportunidad de convivir con toda la familia que se sienta a la mesa. Al mismo tiempo irá aprendiendo reglas de urbanidad.