A los 8 meses de tu edad.

Así como tu bebé empezó a conocer sus manitas y piernas; ahora es probable que empiece a descubrir sus órganos sexuales. Esto es muy normal y no es motivo de preocupación. Y sucede entre los seis meses y un año de tu bebé.

Es importante que te limites a lo necesario cuando le cambies su pañal y a la hora del baño. Es decir, no lo dejes desnudo cuando ya lo hayas aseado para no propiciarle la oportunidad de estarse tocando.

Se ha comprobado que aún desde antes de nacer, algunos bebés varones tienen erecciones las cuales son totalmente normales y suceden en diferentes momentos en los que inclusive tú ni cuenta te das. Por ejemplo, al tacto, cuando el pañal lo roza, al estar lactando, o al estarlo bañando en la tina.

También las niñas tienen erección en el clítoris. No recrimines a tu bebé por explorar su cuerpo ya que se está conociendo y esto no tiene nada de malo ni física ni psicológicamente. En cambio, hacerle creer que es malo, sí sería perjudicial ya que puede afectarle en varios niveles como son su amor propio, su futura sexualidad. Y recuerda también que lo prohibido se convierte en atractivo. No te preocupes demasiado si tu bebé toca sus órganos genitales y después introduce su mano a la boca ya que sus propios microbios no ofrecen mayor peligro. Lo que sí es importante es que si tocó su pañal sucio, le laves las manos inmediatamente antes de que entre a su boquita. Para evitar riesgo de infección. Cuando tu bebé tenga edad para entender, podrás explicarle que hay partes del cuerpo que son privadas y delicadas por lo cual no es conveniente tocarlas y que nunca debe permitir que otra persona conocida o desconocida lo toque.