Sueños
Es muy normal que durante el tercer trimestre de tu embarazo, tengas sueños tanto de día como de noche respecto a tu bebé. Estos sueños pueden ser agradables pero en ocasiones resultan también desagradables. El tener este tipo de sueños te ayuda a superar los temores y dudas ya que en ellos expresas tus sentimientos y preocupaciones profundas. Es decir, si por ejemplo sueñas tu vida familiar jugando, amando y cuidando a tu bebé; estás estableciendo un vínculo entre tu bebé y tú antes de su nacimiento.

Si sueñas que estás atrapada o encerrada en algún lugar, es posible que sientas el temor de que con la llegada de tu bebé perderás tu libertad. Si te sueñas excesivamente gorda, que estás comiendo y bebiendo demasiado o que no estás ingiriendo los alimentos necesarios, es posible que estés muy obsesionada por ajustarte a una dieta rígida. Si te sueñas poco atractiva y que tu esposo está con otra mujer, lo que sucede es que sientes que como el embarazo afecta tu figura, puede alejar a tu esposo. El soñar que pierdes objetos como las llaves, etc. indica que tienes temor de no estar a la altura de la aventura de ser madre.