A través del llanto, el bebé logra comunicarse para manifestar alguna necesidad, incomodidad, etc. pero el problema se acrecienta cuando los padres no logran calmarlo y entran en desesperación.

Es ahí, cuando los padres se estresan, angustian y no encuentran qué hacer. ¡Pero tranquilos! A continuación mencionaremos una serie de tips para controlar el llanto de tu bebé.

Tips para calmar el llanto de tu bebé

Busca la causa

En primer lugar debes calmarte y hallar la causa de llanto del bebé. Calcula el tiempo que lleva sin comer, revisa tu cuna, chequea su pañal, son distintas las razones por las que el niño puede estar llorando. Si logras dar con el motivo entonces actúa sobre ello.

Amamántalo

Darle pecho seguramente lo calmará y es la solución más sana. El vínculo que se crea entre la madre y el hijo a través de ello generará seguridad y calor al bebé, lo que resultará favorable para aliviar el incesante llanto.

Distráelo

Puede que el llanto de tu hijo se deba a que se siente ansioso, puedes optar por distraerlo con objetos de colores vivos, una sonaja, o con sonidos melodiosos. Eso de seguro le distraerá.

Ejercicios

Nada como el ejercicio para tranquilizar a un bebé. Toma a tu hijo y acuéstalo sobre una manta suave, estira cuidadosamente sus brazos y piernas por cinco minutos cada uno y verás cómo se tranquiliza. Esta es una forma sana de emplear el ejercicio en los bebés.

Masajes

Otra forma de calmar el llanto en los bebés es con suaves masajes, puedes hacerlo utilizando aceites con extracto de manzanilla o caléndula. Frota la espalda del niño con movimientos circulares, así como sus brazos y piernas. No olvides las planta de los pies y manos, en estos puntos consiguen relajación.

Cántale

Está comprobado que la voz materna alivia un incesante llanto, siempre y cuando éste no sea por algún dolor, bien, si tu hijo llora sin parar, prueba cantándole, la melodía de tu voz le calmará debido al vínculo existente desde que estaba en tu vientre.

Dale un rascaencías o chupón

Los bebés, por lo general, suelen tranquilizarse con ciertos objetos, es por ello que un chupón es una buena opción, la sensación de succión le mantendrá distraído. Si por el contrario, está en la etapa de dentición, es recomendable darle un rascaencías, éste le ayudará a aplacar las pequeñas molestias cuando están saliendo los dientecitos.

Abrazos

Los abrazos logran calmar al bebé, sobre todo si van acompañados de palabras dulces y cariñosas por parte de la madre. Los especialistas recomiendan esta técnica, ya que el bebé asocia en todo momento el tono de voz y el calor corporal de la madre, tal como lo hacían desde el vientre materno.

Dar de comer

En caso de que el bebé ya pueda ingerir alimentos sólidos, prueba con dar de comer. En este caso puede ser algún cereal integral, puré, atol, compota o fruta. Estos son nutrientes sanos muy recomendados, y de seguro serán del gusto del niño.