¡ Conócelo… !

Poco Sueño por las Mañanas
Si tu bebé es madrugador, probablemente puedas remediar la situación con los consejos que a continuación te damos. Obscurece su recámara con cortinas gruesas o una manta colgada en la ventana para evitar la entrada de la luz al amanecer, ya que algunos bebés son muy susceptibles a la claridad. Si su habitación tiene cerca una ventana que de a una calle de tráfico, aísla los ruidos con una cortina gruesa, o disfraza los ruidos utilizando un aparato de ruido suave como un ventilador. De ser posible, cámbialo a otro cuarto donde haya menos ruido al amanecer. Trata de que no duerma mucho durante el día. A esta edad el promedio de horas de sueño que tu bebé necesita es de 14 1/2, aunque esto es variable.

Creando hábitos

Acostúmbralo a dormir menos durante el día reduciendo el tiempo de sus siestas o eliminando una de ellas para que así por la noche duerma mayor tiempo. Si lo estás acostando muy temprano, hazlo un poco más tarde para que no madrugue. Cada día acuéstalo 10 minutos después de lo habitual hasta que poco a poco, le recorras su horario una hora. Para tener éxito en esto, necesitarás atrasarle también sus siestas y sus comidas. Cuando despierte por la madrugada, no lo atiendas inmediatamente, espera unos cinco minutos, quizá se vuelva a dormir. Si no funciona el método de obscurecer su recámara, entonces deja entrar un poco de luz y coloca algunos juguetes inofensivos en su cuna para que al despertar se entretenga con ellos en lugar de despertarte. No le dejes animales de peluche o felpa que pueden causar asfixia; ponle juguetes de los que se adhieren a la cuna. No lo alimentes en cuanto despierte pues si él está acostumbrado a desayunar a las 5:30, estará despertando a esta hora. Sin embargo, si se da cuenta de que no hay alimento en ese momento, irá aplazando su hora de despertar. Si todos estos intentos no te resultan exitosos, quizá tu bebé es realmente de poco sueño y tendrás que adaptarte a esta situación.

Se Despierta por las Noches

Todas las personas despertamos por las noches al movernos, pero tu bebé debe aprender que necesita seguir dormidito hasta el amanecer. Si tu acostumbras ayudarlo en esos momentos a volverse a dormir, alimentándolo, o dándole palmaditas; estás propiciando que cada día sea más difícil para él conciliar el sueño por sí solo. Te aconsejamos que cuando despierte por la noche, te acerques a él pero no lo alimentes. trata de ayudarlo a volverse a dormir, cantándole una canción, meciéndolo, etc. hasta que se acostumbre a no comer durante la noche. Si aún así continua despertando con apetito, asegúrate de que coma bien antes de acostarlo.

Si tu bebé se duerme antes de terminar su última comida, intenta darle su merienda mucho antes de acostarlo y más tarde, cuando parezca tener sueño, ponlo en su cuna amodorrado pero despierto. Conforme los niños van creciendo, es menos probable que se queden dormidos al estar comiendo. Lo importante es que aproveches la oportunidad cuando se te presente de acostar a tu bebé despierto para que aprenda a dormirse por si solo sin necesidad de ayuda. Si tu bebé sigue comiendo durante la noche, posiblemente no es por apetito sino por costumbre. El método más rápido para que ya no despierte por las noches es dejarlo llorar, aunque para algunos padres esto es difícil. Sin embargo, es bastante efectivo. Si eres capaz de aguantar una hora de llanto y gritos, no te acerques a él, ni lo alimentes, ni le hables.

Déjalo llorar hasta que se convenza que por medio del llanto no logrará tu atención. Las noches siguientes, haz lo mismo y te darás cuenta que el llanto dura menos cada día. Si en algún momento el tono de llanto varía, acude de inmediato pues puede ser que esté enredado en los cobertores. Cuando llegue la mañana que puedas despertar hasta el amanecer sin llantos, habrás triunfado, aunque probablemente tendrás los nervios destrozados.

Si no tienes la decisión de dejarlo llorar, hazlo poco a poco. Es decir, déjalo llorar unos pocos minutos y acércate a verlo. Consuélalo con palmaditas, música suave, palabras de amor pero sin tomarlo en tus brazos. No te quedes con él hasta que vuelva a dormirse. La noche siguiente déjalo solo un poco más de tiempo y así cada día hasta que logre dormirse por si solo. La desventaja de este método, es que al verte puede ser que llore más.

Si le cuesta mucho trabajo conciliar el sueño, posiblemente se ha quedado con hambre. En este caso, aumenta un poco su comida hacia el final del día. Recuerda que si tu bebé es prematuro, necesitará ser alimentado por las noches más tiempo que otros niños. Consulta con tu pediatra el porque de la falta de sueño por las noches. Es importante que la luz, el ruido, la ropa, la temperatura, etc. sean cómodos. Un estudio reciente indica que otra forma de lograr que tu bebé duerma toda la noche es que lleves un record de las horas en que despierta. Con la ayuda de un despertador, levántate media hora antes que él, despiértalo y haz lo que habitualmente haces; cambiarlo, alimentarlo, etc. Repite esto antes de cada despertar de él y gradualmente ve haciendo más largos los espacios entre cada despertar hasta que logres desaparecerlos.