Habrá Cambios

Los cambios que ocurren durante el embarazo en el aparato respiratorio te permiten aspirar mayor cantidad de oxígeno y aprovecharlo de forma más eficaz. Sin embargo, es posible que experimentes dificultades más o menos intensas para respirar sobre todo durante el último trimestre. Esto no significa que les falte oxígeno a ti o a tu bebé. Lo que sucede es que tu útero cada vez está ejerciendo mayor presión sobre el diafragma y empujando a los pulmones. Este problema disminuirá cuando tu bebé descienda hacia la pelvis; lo cual sucede habitualmente de tres a dos semanas antes del parto cuando se trata del primer embarazo. Mientras esto ocurre, podrás ayudarte si te sientas con la columna recta y si duermes con el cuerpo algo levantado. También te beneficiará el evitar el cansancio exagerado.

Llama a tu Médico

Si durante todo tu embarazo, tu vientre se mantuvo bajo, es probable que no experimentes la falta de aire al respirar lo cual también es normal. Pero si sientes una falta de aliento grave acompañada de respiración rápida, dolor en el pecho, labios y puntas de los dedos color azul y pulso acelerado, será necesario que llames de inmediato a tu médico o vayas directamente al hospital.