Lo Importante en este Mes

Edad                   DPT       VPO      SPR       Hib       Td
2 meses               X            X
4 meses               X            X
6 meses               X
12 meses
15 meses                                        X
15 – 18 meses     X           X
18 meses                                                      X
4 – 6 años            X           X
14 – 16 años                                                               X

Hoy en día las vacunas han logrado salvar miles de vidas y hay algunas enfermedades que han sido totalmente erradicadas de La Tierra como la viruela. Son mayores los riesgos que ofrecen el no administrarlas que las reacciones que pueden ocasionar las mismas. Por esta razón es muy importante que tu bebé cuente con todas ellas y que lleves ordenadamente la relación en su Cartilla Nacional de Vacunación.

En esta el médico deberá anotar la historia clínica del fabricante de dicha vacuna, el número de lote y la fecha de aplicación. Así mismo es importante que anote cualquier reacción que tu bebé haya demostrado. Es necesario que siempre que lo vacunen tomes ciertas precauciones como el que su pediatra lo examine completamente antes de proceder para asegurarse de que no existe ninguna enfermedad en incubación la cual aún no sea aparente. Pregúntale qué reacción puede ocasionar dicha vacuna. Después de la ésta, es indispensable que lo observes durante las siguientes 72 horas y le informes al médico de cualquier tipo de reacción. Tu observación debe continuar durante siete días. Cuando llegue el momento en que se le tenga que aplicar el refuerzo de alguna de las vacunas.

Es necesario que si existió alguna reacción en especial se la comentes al médico correspondiente. Si tienes alguna duda o temor, habla con él para tu mayor tranquilidad. Es probable que la primera vacuna que se le aplique sea a los dos meses de edad la de difteria, tos ferina y tétanos, DTP.

Posiblemente tu médico la aplazará si tu bebé tiene fiebre o un leve catarro. Sin embargo si se trata de congestión nasal ocasionada por alergia, no la aplazará. En la actualidad se está estudiando una nueva vacuna contra tos ferina la cual se espera provoque menos reacciones adversas. Esta se pondrá en servicio en cuanto se compruebe su eficacia y seguridad. Las reacciones principales y más comunes que puede provocar la DTP son dolor en el lugar donde se aplica; fiebre que va de ligera a moderada. De 38 a 40 grados centígrados en temperatura rectal; Inquietud. Es posible que también provoque hinchazón en el punto de la inyección; Cansancio excesivo; vómito y falta de apetito.

Seguramente el médico te indicará inmediatamente después de la aplicación acetaminofeno para bebés. Esto es para prevenir fiebre y dolor, así como para reducir las reacciones. Si tu bebé está molesto, pregunta al pediatra si puedes ponerle compresas tibias en el punto de la inyección. Es posible que en cada refuerzo la fiebre y la inflamación sean mayores. Sin embargo, el vómito y la inquietud serán menores.

Si notas cualquier tipo de reacción en tu bebé posterior a la aplicación; por ejemplo si tu bebé está llorando demasiado y esto persiste por más de tres horas. Si está pálido. Demasiado cansado, como si no pudiera despertar. Si su temperatura rectal llega a 40 grados o si llega a tener convulsiones, será indispensable que te comuniques con tu pediatra. En cuanto a convulsiones o cambios del estado consciente pueden presentarse hasta los 7 días, lo cual es importante que avises a tu médico. Sin embargo, estudios realizados, han demostrado que incluso este tipo de reacciones no provocan generalmente lesión permanente. Es necesario sustituir la vacuna DTP por la DT que es sólo para difteria y tétanos si se trata de un bebé con antecedentes de convulsiones o con alguna enfermedad neurológica ya sea confirmada o supuesta como epilepsia. También se evitará en quienes haya seria reacción en la primera dosis. En quienes estén bajo tratamiento que disminuya la resistencia del organismo. Y si los refuerzos llegan a aplicarse después de los siete años, ya que a esta edad la tos ferina es menos peligrosa y menos común y el riesgo de la vacuna es mayor. Esta vacuna para niños mayores es Td y se recomiendan refuerzos cada 7 o 10 años durante toda la vida.

La poliomielitis VPO. consta de 4 dosis antes de la edad escolar. Esto es a los dos y cuatro meses, al año y medio y entre los cuatro y los seis. Hay algunos médicos que dan una dosis adicional a los seis meses, debido a vivir en zona de alto riesgo o en caso de que en una de las tomas anteriores haya existido vómito inmediato o diarrea con lo cual tu bebé hubiese podido expulsar la dosis. Esta vacuna, se aplazará si tu bebé tiene algo un poco más serio que un resfriado. Y no se debe administrar a quien tenga el sistema inmunológico deficiente, tenga cáncer o esté bajo tratamiento médico. Existe una vacuna denominada VPI la cual es inyectable y se usa cuando hay posibilidad de que el bebé transmita en las heces la vacuna oral a algún miembro de la familia cuyo sistema inmunológico tenga problemas.

En cuanto a sarampión, paperas y rubéola SPR. Es una nueva vacuna que actualmente se aplica al rededor de los 15 meses ya que antes su eficacia es poca. Las posibles reacciones son leves y generalmente se presentan dos o tres semanas después de la aplicación. Estas pueden ser erupción o fiebre ligera, salpullido o hinchazón de las glándulas del cuello. En menos ocasiones puede ocasionar dolor o hinchazón en articulaciones o en glándulas salivares. Y mucho menos frecuente es el dolor o cosquilleo de manos y pies. Recuerda que como cualquier otra vacuna, no debe administrarse a bebés que están bajo tratamiento médico que disminuya la resistencia de su organismo. Así como si tu bebé tiene algo un poco más serio que un resfriado. Esta vacuna puede ser peligrosa para quienes hayan tenido una reacción de alergia severa a huevos o al antibiótico neomicina. El sarampión es una enfermedad que puede tener complicaciones agudas. Sin embargo, la rubéola, generalmente es leve y sus síntomas pueden pasar desapercibidos. Las paperas, no ofrecen riesgos durante la niñez pero sí en la edad adulta por lo que se recomienda aplicar la vacuna a temprana edad. La varicela, es leve y no tiene serias consecuencias. Sin embargo, puede llegar a tener complicaciones.

Las vacunas antihemófilas b Hib combaten bacterias que son al causa de muchísimas infecciones graves en los bebés recién nacidos y niños de corta edad. Como son: meningitis infantil la cual puede producir grave daño neurológico. Septicemia que es infección en la sangre. Ostiomielitis, infección en articulaciones y huesos. Celulitis, infección de la piel y tejido conjuntivo. Epiglotitis, infección fatal que obstruye las vías respiratorias. Pericarditis, infección de la membrana que rodea el corazón. Esta vacuna se aplica a los 18 meses. Y se espera que pueda aplicarse con anterioridad cuando se cuente con la aprobación correspondiente. No tiene reacciones adversas. Sin embargo, en muy pocos casos ocasiona irritación, dolor, diarrea, vómito o llanto. Si por cualquier razón se aplazara alguna de las aplicaciones, no es motivo de preocupación. Se puede reanudar sin empezar desde la primera. Como toda vacuna no se debe administrar en caso de alergia a cualquiera de sus componentes, ni a quien esté enfermo.

La gripe o influenza, no requiere de vacunación a menos que se trate de un bebé que sea muy susceptible o que tenga algún dolor de pulmones o corazón, así como sistema inmunológico deficiente o alguna enfermedad en la sangre. Esta vacuna sólo protege contra los virus de un año. No es recomendable para menores de seis meses ya que es poco lo que se sabe en cuanto a sus riesgos y beneficios a esta edad. Es importante que no se aplique al mismo tiempo que la DTP ya que esta combinación aumenta el riesgo de graves reacciones. Así mismo, no debe aplicarse a quien es alérgico al huevo. No se debe confundir con la vacuna contra la influenza hemófila tipo b Hib la cual sí se recomienda.