Durante el Segundo mes de tu Embarazo

Si esta es la Primera Visita a tu Ginecólogo
Ahora que has llevado a cabo alguna de las pruebas de embarazo, es el momento de que sea tu médico quien te confirme esta bellísima noticia. La primer visita a tu ginecólogo será la más completa ya que es en la cual te preguntará toda tu historia clínica. Lo más conveniente es que al acudir lleves en mente o en un papel anotados ciertos datos que necesitarás proporcionar; seguramente tu médico te preguntará tu edad actual, edad de tu primer periodo menstrual, duración y regularidad de los mismos.

Te pedirá la fecha de tu última menstruación para calcular la fecha de parto. Si has tenido embarazos anteriores te pedirá que le indiques sus características y las de los partos que tuviste; te preguntará si has tenido abortos espontáneos, si existen factores de tu vida personal que pudieran afectar tu embarazo, si has padecido enfermedades crónicas o graves, si has sido sometida a intervenciones quirúrgicas, si tienes alergias conocidas y alergias a medicamentos.

Así mismo, tendrás que informarle acerca de la historia médica del padre y de ambas familias como enfermedades, trastornos genéticos, etc. También te preguntará datos en cuanto a costumbres y hábitos como ejercicio, dietas, alcohol y tabaco.

En esta primera consulta, tendrás que decirle si ya te hiciste alguna prueba de embarazo y mencionarle la marca que adquiriste y cuándo la realizaste. Si existe alguna duda, solicitará otra prueba. Coméntale los síntomas que has tenido hasta la fecha. El realizará un examen físico completo el cual incluirá estatura, peso, presión sanguínea, corazón, pulmones, abdomen, pecho, inspección de las piernas para detectar posibles varices, edemas e hinchazón causada por exceso de líquido en los tejidos. Examinará la vagina, el cuello uterino y el útero para detectar signos de gestación. Determinará el tamaño y la forma de los huesos de la pelvis.

Estudios

Tu ginecólogo te prescribirá algunos análisis que se realizan de rutina como por ejemplo un estudio sanguíneo para saber tu tipo de sangre, verificar que no tengas anemia, determinar si hay tendencia a diabetes gestacional, averiguar si tienes inmunidad a enfermedades tales como rubéola, descartar la presencia de infecciones venéreas como sífilis, gonorrea, hepatitis o sida. Solicitará un análisis de orina para saber si hay albúmina, azúcar, bacterias, glóbulos blancos o sangre. Con un frotis de Papanicolau descartará la posibilidad de cáncer cervical. Pedirá algunas pruebas genéticas para detectar anemia falciforme y la enfermedad de Tay-Sachs.

En esta consulta médica es muy importante que preguntes cualquier tipo de duda que tengas por sencilla que parezca; si tienes algún temor, es necesario que lo expongas.

Si es la Segunda Visita al Ginecólogo

Seguramente revisará tu peso, presión sanguínea, manos y pies para detectar venas varicosas o hinchazón; te preguntará en cuanto a los síntomas que has ido experimentando durante estas primeras semanas. Recuerda hacerle las preguntas que tengas para que puedas estar totalmente confiada de que todo va bien.

Durante este segundo mes, es normal que vayas notando una red de líneas azules que son venas que se esparcen para llevar la mayor cantidad de sangre que estarás produciendo durante tu embarazo. Estas líneas las verás debajo de la piel en tus pechos y en tu abdomen. Son signos que tu cuerpo está haciendo lo que debe. Si eres de complexión delgada, irás notándolas con anterioridad. Si eres llenita, o de piel no muy clara, es posible que tardes más en verlas. De hecho, puede ser que sean visibles hasta una fase más adelantada de tu embarazo. Otras venas que llegan a ser notorias son nevos aráneos o telangiectasias las cuales son de color púrpura y aparecen en los muslos pero no son venas varicosas. Estas llegan a producirse por los cambios hormonales y se irán haciendo pálidas hasta desaparecer después del parto. De no ser así pueden eliminarse en algún lugar especializado.