La Primera Visita a tu Ginecólogo

Antes de Embarazarte

Realmente lo ideal es que la primera visita a tu ginecólogo la efectúes cuando el bebé es todavía un proyecto para que él te prepare tanto en tu alimentación como en cualquier otra cosa necesaria para que tu embarazo cuando llegue sea de lo más sano. Sin embargo, cuando el embarazo no es planeado, la primera visita al ginecólogo seguramente será al saber que el bebé ya viene en camino. Es importante que acudas a tu médico en cuanto tengas la menor sospecha. Seguramente ya has llevado a cabo alguna de las pruebas de embarazo, es el momento de que sea tu médico quien te confirme esta bellísima noticia y que por medio del examen físico descubra cualquier problema potencial que deba ser controlado.

Historia Clínica

La primer visita a tu ginecólogo será la más completa ya que es en la cual te preguntará toda tu historia clínica. Lo más conveniente es que al acudir lleves en mente o en un papel anotados ciertos datos que necesitarás proporcionar; seguramente tu médico te preguntará tu edad actual, edad de tu primer periodo menstrual, duración y regularidad de los mismos. Te pedirá la fecha de tu última menstruación para calcular la fecha de parto.

Embarazos Anteriores

Si has tenido embarazos anteriores te pedirá que le indiques sus características y las de los partos que tuviste; te preguntará si has tenido abortos espontáneos, si existen factores de tu vida personal que pudieran afectar tu embarazo, si has padecido enfermedades crónicas o graves, si has sido sometida a intervenciones quirúrgicas, si tienes alergias conocidas y alergias a medicamentos. Así mismo, tendrás que informarle acerca de la historia médica del padre y de ambas familias como enfermedades, trastornos genéticos, etc. También te preguntará datos en cuanto a costumbres y hábitos como ejercicio, dietas, alcohol y tabaco.

Tu Médico Examinará

En esta primera consulta, tendrás que decirle si ya te hiciste alguna prueba de embarazo y mencionarle la marca que adquiriste y cuándo la realizaste. Si existe alguna duda, solicitará otra prueba. Coméntale los síntomas que has tenido hasta la fecha. El realizará un examen físico completo el cual incluirá estatura, peso, presión sanguínea, corazón, pulmones, abdomen, pecho, inspección de las piernas para detectar posibles varices, edemas e hinchazón causada por exceso de líquido en los tejidos. Examinará la vagina, el cuello uterino y el útero para detectar signos de gestación. Determinará el tamaño y la forma de los huesos de la pelvis.

Análisis

Tu ginecólogo te prescribirá algunos análisis que se realizan de rutina como por ejemplo un estudio sanguíneo para saber tu tipo de sangre, verificar que no tengas anemia, determinar si hay tendencia a diabetes gestacional, averiguar si tienes inmunidad a enfermedades tales como rubéola, descartar la presencia de infecciones venéreas como sífilis, gonorrea, hepatitis o sida. Solicitará un análisis de orina para saber si hay albúmina, azúcar, bacterias, glóbulos blancos o sangre. Con un frotis de Papanicolau descartará la posibilidad de cáncer cervical. Pedirá algunas pruebas genéticas para detectar anemia falciforme y la enfermedad de Tay-Sachs.

En esta consulta médica es muy importante que preguntes cualquier tipo de duda que tengas por sencilla que parezca; si tienes algún temor, es necesario que lo expongas.

Si la salud de tu bebé te está preocupando, quizá puedas pedirle a tu médico una ecografía del feto para calmar tu miedo. De hecho, los ultrasonidos pueden poner al descubierto gran parte de lo que te puede preocupar cuando el feto ya se ha desarrollado de manera significativa.

Ahora lo más importante es que te cuides y alimentes correctamente a tu bebé para que su desarrollo sea óptimo.

El programa de visitas a tu médico variará dependiendo tanto de él como de tu embarazo. En el caso de un embarazo de bajo riesgo y sin complicaciones, seguramente tendrás que ir una vez al mes hasta la semana 32. Después de este momento, la visita será cada dos semanas hasta el último mes, durante el cual seguramente será cada semana.