Los beneficios de la uva durante el embarazo

28-.Los beneficios de la uva durante el embarazo

¿Quiere mitigar los llamados antojos de manera saludable? una de sus mejores alternativas es comer uvas, una fruta cargada de beneficios y propiedades que contribuyen a reducir los síntomas de ansiedad.

¿Por qué es bueno comer uva en el embarazo?

Son múltiples las ventajas de comer uvas durante la gestación; para empezar, su alto contenido de hierro ayuda a prevenir la anemia, lo que cobra relevancia considerando que el organismo rechaza la toma del mineral como medicina. Pero eso no es todo, además:

Previene el cansancio y la fatiga:

La principal fuente de energía de la uva proviene de la naturaleza, lo que se traduce a su facultad para reducir dos de los malestares más comunes durante el embarazo: la fatiga y el cansancio gracias a la presencia considerable de fósforo en su composición.

Actúa a favor del cuidado de la piel y el cabello:

El elevado contenido de agua presente en la uva hace que su consumo frecuente durante el embarazo contribuya a la hidratación de la piel, además de brindarle brillo a su cabello ¿Qué espera para embellecerse de forma natural y sabrosa?

Controla la hipertensión arterial:

El potasio y antioxidantes presentes en la fruta sirven de coadyuvantes en el mantenimiento del equilibrio de los valores normales de la tensión, lo que es indispensable en el embarazo para evitar la pre-eclampsia o eclampsia.

Tiene efecto diurético:

Consumir el fruto de la vid durante su embarazo le servirá para deshacerse de manera natural, de toxinas y residuos que pueden perjudicar a su organismo – y por ende, al bebe – gracias a su efectivo poder diurético, sin apartar el elevado compendio de vitaminas que estará ingiriendo.

Sirve como antinflamatorio:

La mezcla de vitamina B, potasio y sodio presente en la uva es de gran beneficio en la gestación debido a que fomenta el óptimo funcionamiento tanto del hidrato de calcio, como de las grasas en el cuerpo.

¿Cómo aprovechar todos los beneficios de la uva?

Aunque puede comerlas crudas, otra de las ventajas de la fruta es su versatilidad, de ahí que le recomendamos una receta fácil y deliciosa: pastel rustico de uvas y canela con el que saciará sus antojos y quedará satisfecha.

Para la masa:

  • 1 taza mantequilla
  • 1 huevo
  • ¼ taza de harina
  • ½ taza de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura
  • 2 pizca de canela

Para el relleno:

  • ½ taza de uvas
  • 1 rama de canela
  • 10 gr de ralladura de piel de limón
  • 1 cuchara de azúcar

Procedimiento: el primer paso es unir la mantequilla, azúcar y harina, amasando por unos 10 minutos hasta uniformar; divídala a partes iguales y refrigere la mitad. Incorpore al sobrante el huevo y la levadura continuando el amasado hasta que se despegue de los dedos.

Disponga el resultado en un papel de hornear y con un rodillo, estire para formar la base del pastel que reposara mientras preparas el relleno colocando la rama de canela, azúcar, ralladura de limón y un poco de agua en un cazo que llevara a fuego lento hasta reducir a la mitad. Al tener el almíbar incorpore las uvas picadas a la mitad y sin semillas para que se cosan hasta ablandar.

Lo obtenido lo incorporará a la base y cubrirá con el resto de la masa; cocínelo a 180 grados por 35 minutos y listo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here