Embarazo: ¿Cómo prevenir abortos?

Cabe destacar, al hablar de abortos naturales, que éstos se producen de forma inesperada, y, por lo tanto, es difícil afirmar que éstos puedan ser evitados. Además, interfieren una gran cantidad de factores, por lo que jamás se puede asegurar a ciencia cierta algo así. No obstante, sí es cierto que se pueden tomar medidas durante el embarazo que contribuyen a prevenir los abortos, tratando de eliminar algunas de sus causas.

En este artículo vamos a tratar de explicar qué medidas se pueden tomar para prevenir los abortos naturales.

Medidas para prevenir los abortos naturales

Una de las recomendaciones más extendidas en la comunidad médica cuando se habla de prevenir abortos naturales ante una amenaza de aborto, es la de guardar reposo absoluto y no mantener relaciones sexuales. El reposo puede contribuir a frenar el avance de la amenaza de aborto cuando ésta es a causa de un fallo en la implantación, pero no servirá de nada cuando la amenaza de aborto se debe a fallos congénitos en el feto.

También es común que los médicos prescriban progestágenos, una hormona femenina que se encarga de la correcta implantación del óvulo fertilizado. Sin embargo, hacer uso de este tipo de medicamentos no debe elegirse de forma personal, sino que debe consultarse con el médico para que éste nos lo prescriba, si así lo considera oportuno.

Por otro lado, existen una gran cantidad de recomendaciones que se pueden seguir en el día a día a fin de evitar el embarazo, tales como alejarse de cualquier tipo de droga, incluido el café, alcohol y tabaco, realizar ejercicio moderado, lavar bien todos los alimentos que se consuman, evitar el abuso de medicamentos sin prescripción médica, mantener un peso saludable, evitar la exposición a rayos X y otro tipo de radiaciones,…

Así, se puede afirmar que existen métodos para reducir el riesgo de sufrir un aborto natural, aunque, en algunos casos, seguir estas recomendaciones no significa que no se vaya a producir el aborto, ya que, como se ha dicho, éste puede deberse a multitud de factores.

 

Artículo anteriorAlimentación durante el primer año
Artículo siguienteLos mejores ejercicios para la mujer embarazada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here